Ya está aquí el enorme BMW X7

BMW-X7
El SUV más grande de BMW, el X7, ya es toda una realidad (por fin, por que se suponía que iba a llegar a finales de 2017). Con sus 5,15 metros de longitud y un peso superior a 2,5 toneladas no es de extrañar que más de uno tema por los consumos y emisiones de esta bestia, aunque me temo que no son las mayores preocupaciones de quienes pueden acceder a semejante vehículo.

Tendrá como principales competidores el Mercedes-Benz GLS y el Land Rover Range Rover LWB, con quienes comparte el hecho de contar con hasta tres filas de asientos para dar cabida a 7 personas.

Motorizaciones

En un principio se venderá con dos versiones gasolina a elegir. La de acceso, llamada xDrive40i, incorpora un motor turboalimentado de 3.0 litros y seis cilindros en línea para entregar 340 CV de potencia. Es el mismo bloque que han instalado bajo el capó del nuevo BMW Z4.

La otra opción, la xDrive50i, es un V8 de 4.4 litros que desarrolla 462 CV para ofrecer unas prestaciones muy decentes, a pesar de que por ahora no hay datos al respecto.

BMW-X7
Con el paso de los meses llegarán los diésel. O mejor dicho, los turbodiésel. Por un lado un 3.0 litros de 265 CV que responderá al nombre de xDrive30d, y por el otro un 3.0 litros de 400 CV que se conocerá como M50d y que tendrá una fuerza descomunal gracias a sus cuatro turbocompresores. El consumo de la versión diésel más comedida es de “solo” 6,7 l/100 km, que pese a ser una buena cifra, se queda muy lejos de los 6 l/100 km del Audi Q7 equivalente (de 272 CV).

Maletero XXL

Una de sus grandes bazas es la capacidad del maletero. Con las tres filas de asientos en uso ofrece 326 litros, que no está nada mal. Lo bueno viene al abatir la fila trasera, porque se amplía considerablemente ese espacio disponible, que puede llegar a ser de 2.120 litros si la fila central también está abatida (¡de locos!).

BMW-X7

Robusto y muy bien equipado

Su diseño puede que no sea tan atractivo como los de otros SUV por razones evidentes. Un coche tan grande no puede lucir unas líneas tan deportivas y debe ceñirse más bien a la robustez, que imagino que es lo que buscarán los clientes de BMW que estén dispuestos a adquirirlo.

Las llantas de aleación de serie son de 21 pulgadas de diámetro, aunque de forma opcional pueden ser de 22. Eso habla de la grandeza del X7, que incorpora tecnologías como la Dynamic Damper Control con el objetivo de controlar los movimientos de una carrocería tan generosa. Además, viene con suspensión neumática adaptativa y se beneficia del sistema Active Comfort Drive, que es capaz de cambiar el tarado de la amortiguación basándose en sus predicciones, que evidentemente se basan en el estado de la carretera que se va a recorrer.

BMW-X7
Su equipamiento será de lo más lujoso que hemos visto nunca en BMW. Climatizador de cuatro zonas, sistema de navegación Professional con 20 GB de memoria, sistema de audio a cargo de Harman Kardon, cuadro de instrumentos digital BMW Live Cockpit Professional con pantalla de 12,3 pulgadas… En definitiva, todo lo que uno espera de una marca premium a nivel de confort, conectividad y seguridad.

Como era de esperar teniendo en cuenta que es un coche muy orientado al mercado estadounidense, donde por cierto no les va nada mal, este BMW X7 se fabricará en Spartanburg, Carolina del Sur.

Fotos del BMW X7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *