Volkswagen Gran Lavida 2013, sucedáneos adulterados


Otro modelo exclusivo para el mercado chino que ha recibido aplausos en Shanghái. Es un tópico agotador y trillado en el periodismo lo de que en China reinan los sedanes compactos con interiores de plástico duro. Así vio la luz en el 2008 el Lavida, ensamblado sobre la plataforma antigua del Jetta. Sus andanzas le han traído muchas alegrías a la marca, de modo que le dieron un restyling el año pasado y ahí sigue, con unas ventas altas y sostenidas.

Volkswagen quiere probar suerte ahora con las carrocerías familiares, y presentan la primera derivación del Lavida, con un aspecto que en Europa ha funcionado bastante bien: el de un A3 Sportback. Aunque, mirando las fotos con detenimiento, hay momentos en que dirías que es más un hatchback que un familiar…

Mientras siguen adelante los planes de crear una marca exclusivamente lowcost, Volkswagen no quiere perder el ritmo lanzando coches con su propio logo en mercados emergentes; coches que, a escala macroeconómica, ya están más que amortizados.

Apuesta tímida por un toque deportivo

Esta carrocería wagon es bastante más deportiva que la del sedán normal, y por ahí a lo mejor van a tener suerte. Entra más por los ojos que por las sensaciones al volante. Lo digo sin haberlo probado, pero es que el Lavida monta unos motores de gasolina que en el grupo VAG ya no tienen presencia en Europa y han sido eliminados por prestaciones limitadas y eficiencia energética bastante cuestionable. Me refiero al 1.6 con 105 CV y al 2.0 con 120 CV, ambos atmosféricos o de aspiración. Y estos motores sí he podido conducirlos en coches añejos de Seat y Skoda.

El toque futurista en el Gran Lavida va a ser la inclusión por primera vez de un TSI. Nos referimos a la última iteración del 1.4, que, como ya sabéis, eroga 140 CV y ofrece tecnología de desconexión automática de cilindros.

Teóricamente, en pocos meses estará disponible y veremos cómo reacciona el mercado chino ante esta vuelta de tuerca: puede que sean conservadores y sigan decantándose por el cuatro puertas que, en mi opinión, es muy muy muy soso. O puede que se desmelenen y se lancen a por el sucedáneo adulterado de A3 Sportback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *