Todo sobre la picaresca del Plan PIVE


Son muchos los consumidores que se benefician de las supuestas ventajas del conocido plan PIVE 5 (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente). Esta subvención compadece a un sector afectado por las escasas ventas de coches nuevos y por la inseguridad y contaminación de los automóviles con más de 10 años, cuyas emisiones medioambientales no respetan la norma Euro 3 sobre emisiones de dióxido de carbono impuesta en el año 2.000. No obstante, como toda ayuda del Gobierno ésta ayuda llega sujeta a condiciones, términos e inconvenientes que nos hacen preguntarnos; ¿Qué picarescas esconde el Plan PIVE y dónde están sus trucos?

Plan PIVE 5, desarrollo y reflote del sector

La subvención gubernamental basada en el plan PIVE actualmente oferta unas ayudas de una cuantía de entre 2.000 y 3.000 euros a todas las personas que den de baja su antiguo coche (llevándolo al desguace) para adquirir uno más moderno y por lo tanto menos contaminante. Esta convocatoria abarca un año entero, desde el 29 de enero de 2014 hasta el 29 de enero de 2015, siempre y cuando los fondos de dicha ayuda no superen los 175 millones de euros en total, que es el fondo destinado a este plan.

¿De dónde sale ese fondo de inversión?


Este subsidio, muy similar al conocido anteriormente como plan Prever, está subvencionado al 50% entre el Estado y los fabricantes de automóviles, a los que interesa retirar del mercado aquellos coches con más de 12 años de antigüedad o de 10 años si es un modelo comercial para así fomentar la compra y darle salida a los nuevos modelos o a los de producción más reciente.

La picaresca del plan PIVE, ventajas

Lo bueno (o lo malo, según se mire) de dicha subvención, es que en el BOE (Boletín Oficial del Estado, dedicado a la publicación de leyes, disposiciones y actos de inserción obligatoria) no existe ningún requisito ligado a la duración de la titularidad del coche que llevaremos a chatarra. Así es, cualquiera puede comprarse un coche low cost con más de 12 años, ponerlo a su nombre y solo unas horas después, acudir al concesionario para entregarlo y llevarse 2.000 euros de descuento en su nuevo automóvil. Casi lo mismo que convertirse en chatarrero por un día.

Los inconvenientes del plan PIVE


Con un entorno socioeconómico tan desajustado y una tasa de paro superior al 25%, ésta inyección del Gobierno no consigue el impulso esperado. Los datos de la Encuesta de presupuestos familiares realizada por el INE (Instituto Nacional de Estadística), indican que durante los últimos cinco años, las familias españolas han reducido hasta un 51,9% su presupuesto para la adquisición de un coche. ¿A qué se debe?

La subvención del plan PIVE no está exenta de tributar en la declaración de la renta, ya que las ayudas del Gobierno no son gratis y hay que pagar por ellas. En éste caso, el plan PIVE cuenta como ganancia patrimonial, por lo que la ayuda no es tan cuantiosa como pintaba desde un principio, por no hablar que deberás pagar el 21% de IVA y hasta un 16,75% de impuesto de matriculación. Con este panorama, las ganas de comprarse el coche nuevo desaparecen en muchos casos casi con la misma rapidez que aparecieron.

El negocio de los automóviles económicos (menos de 500 euros) se ha disparado desde la aparición de ésta ayuda, los vendedores ambulantes están que lo bordan compitiendo deslealmente con otros sectores actuando casi como piratas: no olvidemos que cobran en negro y es dinero que no tributan en hacienda. Y es que si algo hemos desarrollado en España es nuestro sentido de la picaresca, más ahora que las condiciones económicas, sociales y legislativas se prestan a ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *