Subaru XV Bi-Fuel


El SUV compacto derivado del Impreza es el segundo coche que pone Subaru en el mercado con tecnología GLP o Gas Licuado de Petróleo, o Autogás, como también se le llama. David os habló de esta tecnología la semana pasada con motivo de un Insignia impulsado con el mismo combustible.

Pero del XV pienso que se habla poco, porque técnicamente ofrece todo el placer de conducción que Subaru nos regala siempre: un motor boxer con el centro de gravedad muy bajo y una tracción integral Symmetrical AWD cuya resolución está fuera de cualquier duda. Por otra parte, es un modelo que podemos considerar muy exclusivo porque párate a pensar cuántos has visto por la calle. Por lo tanto, su comprador tiene una máquina de una de las mejores marcas y encima es distinguida, deportiva y bonita.

Como sucede en los vehículos que recurren al GLP, puede funcionar con dicho combustible o con gasolina, ya que lleva dos depósitos. El Subaru lleva el contenedor de autogás bajo el maletero y ocupa el espacio que por naturaleza le correspondería a una rueda de repuesto. Al sumar lo que cuesta llenar ambos depósitos y la autonomía que te ofrecen, resulta que pasas de los 1.500 kilómetros sin repostar. En el caso del XV, este incremento de autonomía es de un 45% con respeto a su homólogo en diesel.


El XV Bi-Fuel dispone un motor 1.6 manual con 114 CV y de un 2.0 automático con 150 CV. Esta adaptación tiene un sobrecoste sobre los gasolina normales de 2.670 euros, pero si comparamos el 150 CV con el 2.0 diesel sólo son 670 euros de diferencia, y encima el diesel es manual y el Bi-Fuel es automático. La amortización, por lo tanto, es muy rápida, porque el gasto cada cien kilómetros es de unos cinco euros y medio. Un consumo que no hay SUV diesel que lo iguale.

Para que salgan las cuentas

Los taxistas, que son muy sabios, conocen bien las ventajas del GLP y hay muchos que apuestan por esta tecnología. Pero ellos suelen repostar siempre en el mismo lugar. Y está claro que para aprovechar el invento tienes que tener cerca una estación que ofrezca GLP. De lo contrario, sólo tienes un coche de gasolina y punto. Actualmente hay unos ocho millones de vehículos con GLP, un 2% del total, pero se estima que en el 2020 el número subirá hasta un 10%. De modo que la red de suministro también está creciendo deprisa. Hoy hay 300 estaciones de servicio donde lo venden y el año que viene la previsión es que haya 450. Ahí estará la llave que hará que el XV Bi-Fuel y otros tantos como él tengan éxito o fracasen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *