Skoda Fabia 2015, primer boceto de la tercera generación

boceto fabia 2015
Más tacaño no se puede ser. Skoda lleva jugando al despiste y a las sombras chinas con la tercera generación del utilitario. Considerando que sigue a la venta un coche planteado en el 2007, ya se les ha pasado el arroz. ¿Y todo lo que envían es este dibujo? Oh, vamos, chicos de Skoda, no se puede ser tan cicatero…

Desde septiembre del año pasado que están discutiendo por videoconferencia entre la República Checa y Alemania los de Skoda y el consorcio VAG. Siempre han estado hablando del Fabia 2014 y lanzando declaraciones contradictorias que me han tenido bajando la cabeza y escribiendo una fe de erratas por cada artículo que he publicado sobre «el informe Fabia». No entiendo el retraso. Con suerte, lo veremos en el Salón de París, con lo que ya, por mi cuenta, paso a llamarlo Fabia 2015.

Josef Kaban sigue al frente de los últimos diseños, así que el dibujo se lo atribuimos a él. El ‘Skoda-Gen’ o, lo que es lo mismo, el frontal del Rapid, del Octavia y del Spacebak está ahí. El culo es de un batido de Ibiza y de Polo. Pocos riesgos, y en tiempos revueltos, tal vez haya que darles la razón. Las cifras de penetración en el mercado mundial del Fabia todavía le dan la responsabilidad de ser la savia y el zumo que alimenta a los trabajadores de la marca. Es mucho peso para un solo producto.

Haciendo piruetas con el lenguaje ampuloso de las notas de prensa y retorciendo palabras, reflotan al prototipo VisionC (foto de abajo) como el manantial de la pasión y el dinamismo, de lo diamantino y lo afilado.

Lo que será

skoda vision c
Como el CEO de Skoda, Wihnfried Vahland, está jugando al mus con todos, más que declaraciones lo que lleva haciendo meses es lanzar órdagos. Se mentó primero la plataforma modular MQB y luego una retocada PQ25, que es la está todavía en las tripas del nuevo Polo y del Ibiza.

Nuevamente, si la fortuna acompaña, sabremos de la anatomía del Fabia en octubre en la capital francesa, pero ya se advirtió aquí que la última palabra de honor fue «chasis pequeño y no modular.»

Sí que hay dos constantes desde el principio: el Fabia se moverá con los TSI y TDI habituales. Lo que está por ver es si el tricilíndrico de aspiración 1.0 BMP 60 o 75 CV que está en el Polo sepultará de una vez por todas al 1.2 de cuatro cilindros de inyección multipunto que aún arrastra el Ibiza. Esto, como siempre, dependerá del precio al que VAG le venda los bloques a Skoda. Si se pasan de precio, el Fabia se encarecería, y eso no le interesa a nadie.

La otra constante es que se renuncia a la guerra de los deportivos utilitarios. Movimiento inteligente para quien ambiciona llegar a todos los rincones. No más Fabia RS. El que quiera caballos que los pague en un segmento superior. Lapidaria la declaración de principios de el señor Vahland a tenor de los resultados de ventas de la versión Montecarlo del Fabia actual:

Aunque la gente no compra el RS, sí que parecen querer el feeling picante. El Fabia RS es demasiado caro para el público medio de Skoda, pero a la gente le gustan los asientos deportivos, las llantas y el kit de la carrocería. Pero buscan la funcionalidad de un Fabia normal (…) Para el Montecarlo previmos 3.000 unidades y ya llevamos más de 20.000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *