Robo de un Porsche 911 en una gasolinera


En esta vida ser un despistado y confiar demasiado en todas las personas puede costarte más de un disgusto. Un buen ejemplo de ello queda reflejado en el vídeo que vais a poder ver a continuación. Fue grabado en una gasolinera y todo lo que sucedió quedó registrado.

Resulta que el conductor de un Porsche 911 de color amarillo repostó y se fue a la caseta de la gasolinera a pagar. El error que cometió fue el de dejarse las llaves puestas, algo que aprovecharon unos ladrones que no tardaron en hacer acto de presencia para cometer un delito.

El copiloto del BMW M5 que se situó al lado del Porsche no se lo pensó demasiado. Al ver que las llaves estaban puestas decidió abrir la puerta y pisar el acelerador para salir a toda velocidad. Lo que ambos no sabían es que las cámaras habían registrado todo lo que pasó, así que la policía no tardó demasiado en detenerles.

Con esta historia lo que hay que aprender es que bajo ningún concepto hay que dejarse las llaves puestas en el coche. Un descuido de este tipo puede hacer que no lo vuelvas a ver nunca más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *