Mitsubishi Outlander con importantes cambios


El Mitsubishi Outlander ha sufrido un lavado de cara, tanto en el apartado estético como en las motorizaciones. El SUV de la firma japonesa no quiere quedarse atrás y es por ello que ahora lucirá más atractivo y ofrecerá mejores prestaciones a quienes decidan apostar por él.

Su parrilla frontal, como ya viene siendo habitual en los modelos de su segmento, es tipo “caza”. Esto se agradece bastante poque es un coche excesivamente cuadriculado, algo que no cambia apenas para la parte trasera y lateral.


Los motores diésel siguen siendo los mismos (2.0 DI-D 140 CV y 2.2 DI-D 156 CV) aunque ahora el más potente puede pedirse con caja de cambios automática de doble embrague, la denominada TC-SST. Aunque no es más eficiente que el cambio manual, sí que puede proporcionar mayor comodidad al conductor.

También hay que mencionar que el modelo con cambio automático se beneficia de la asistencia al arranque de pendiente y que cuenta con varias levas tras el volante para cambiar de marchas, igual que sucede con el Mitsubishi Lancer Evolution.


El equipamiento también será sensiblemente mejor. Las versiones más equipadas vendrán con sistema de sonido RockFord Fosgate de 710 W (antes 650 W) con subwoofer y DSP, asientos de tercera fila mejorados, faros bixenón adaptativos, sensores de luz y lluvia… La calidad de los materiales será bastante mejor y el salpicadero cambiará para ser más atractivo y funcional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *