Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ y GLC 63 S 4MATIC+: un par de superdotados

Mercedes-AMG-GLC-63-y-GLC-63-Coupe
Mercedes-Benz siempre suele reservarse una sorpresa. La división AMG les permite añadir un extra de sal y pimienta a sus modelos, y eso es justo lo que han hecho con los Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ y GLC 63 4MATIC+ Coupé, dos bestias de la carretera que verán la luz en el Salón del Automóvil de Nueva York que se celebrará entre el 14 y el 23 de abril en el Javits Center.

Prestaciones que lideran el segmento

El SUV de tamaño medio se pone serio incorporando el motor V8 que tan bien les funciona. En realidad habrá tres versiones AMG (GLC 43 4MATIC, GLC 63 4MATIC+ y GLC 63 S 4MATIC+) con potencias que alegran a cualquiera: 367, 476 y 510 CV. El más modesto de todos es un seis cilindros, pero los otros dos sí que tienen el privilegio de montar ocho cilindros.

El GLC 43 4MATIC pasa de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y alcanza los 250 km/h de velocidad punta. Es una buena cifra para plantar cara al Porsche Macan o al Audi SQ5. Sin embargo, no es nada comparado con lo del GLC 63 4MATIC+ (de 0 a 100 km/h en 4 segundos), y mucho menos con lo del GLC 63 S 4MATIC+ (3,8 segundos).

Mercedes-AMG-GLC-63-Coupe
Hay dos cajas de cambios a elegir, aunque las dos son automáticas y de nueve velocidades. La misma variedad encontramos en el apartado de la tracción total, que puede funcionar de forma distinta en función de la elección.

Modos de conducción

Gracias al AMG Dynamic Select podemos decantarnos por cualquiera de los cuatro modos de conducción que han configurado: Confort, Sport, Sport Plus e Individual. La versión GLC 63 S 4MATIC+ suma otro que se llama RACE y está pensado para exprimir al máximo sus características. El control de estabilidad se desactiva y el sistema de tracción envía toda la fuerza al eje trasero para tener más libertad a la hora de derrapar.

Mercedes-AMG-GLC-63-Coupe

Mejoras mecánicas

La amortiguación es neumática. Es la Air Body Control y dispone de tres niveles de dureza. Hay cambios significativos en la suspensión y los discos de freno delanteros no tienen nada que ver con los de otros GLC. Los del 43 4MATIC son de 360 mm delante y 320 mm detrás, mientras que los de las versiones 63 4MATIC+ y 63 S 4MATIC+ son de 390 mm.

Sello propio

Como era de esperar, estos Mercedes-AMG incorporan una serie de detalles estéticos que nos permiten reconocerlos a simple vista. El volante es distinto, los asientos ofrecen más apoyo lateral, las llantas de aleación son de 19 pulgadas (de 20 en el 63 S 4MATIC+) y la parrilla frontal es exclusiva. Además, en opción puedes pedir que los asientos lleven el reposacabezas integrado, que las molduras sean de fibra de carbono o que las llantas tengan un diámetro de 21 pulgadas y un acabado bicolor.

Te dejo con la galería de imágenes y con un vídeo de la versión más potente, la GLC 63 S 4MATIC+.

Fotos de los Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ y GLC 63 4MATIC+ Coupé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *