Mantenimiento de los neumáticos


Las ruedas son una de las partes más importantes del funcionamiento y de la seguridad de un vehículo. Pero además tienen un elevado coste al momento del recambio. Por ello debes conocer cómo alargar la vida útil de los neumáticos siguiendo estos prácticos trucos.

Presión: es lo más sencillo para el mantenimiento de los neumáticos. Lo primero que debes hacer es averiguar cuál es la presión recomendada por el fabricante, tanto en la parte delantera como en la trasera (en muchos modelos suelen ser diferentes). Recuerda que la presión de las ruedas siempre se mide con el neumático en frío y hay que comprobarlas aproximadamente una vez por mes y siempre antes de emprender un viaje largo. En el caso de detectar una baja presión, es mejor parar en la primera gasolinera que encuentres para introducir más aire en las cubiertas.

Estado general: en la revisión observa el estado general de los neumáticos (rozadoras, cortes, agujeros o signos de desgaste). También controla el estado de la llanta, especialmente si te has dado algún golpe. Revisa que el desgaste sea parejo en las ruedas. De no ser así, revisa presión, alineación y balanceo.

Alineación y balanceo: es el repaso más importante para los neumáticos. Lleva al automóvil a un taller especializado para que se realicen las correcciones que fueran necesarias.

Rotación: una buen opción para maximizar el uso de los neumáticos es hacer una rotación, de modo que cada unidad termina pasando por todas las posiciones, para que el desgaste sea similar.

Desgaste para recambio: las cubiertas tienen unas pequeñas marcas en sus bandas de rodamiento. Si apenas tienen grosos, es porque el desgaste ya pasó su límite y deben ser cambiadas por otras nuevas. En ese caso no hay excusa que valga, es mejor cambiarlas antes de tener un accidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *