Los seis mejores coches del garaje de Paul Walker


Aunque Paul Walker haya sido protagonista de películas como ‘Nunca juegues con extraños’ o ‘Bajo Cero’, el actor había saltado a la fama con la exitosa saga ‘Fast and the Furious’, que en pocos meses estrenará su séptima entrega. Ha pasado un año desde su fallecimiento a los 40 años y, aunque muchos continúen persistiendo en que todo fue un engaño, el malogrado actor estadounidense no solo ha regalado a sus fans un buen legado cinematográfico, sino que también dejó una recopilación de 30 coches en su finca de Santa Bárbara (California). Hoy os revelamos los 6 mejores coches que guardaba en su garaje.

Mi abuelo era piloto de carreras. Para mí, los coches fueron un simple pasatiempos que se transformó en un negocio real, siempre serán una gran parte de lo que soy, sin mencionar el aliciente que es Fast and the Furious“. Con estas palabras (a escasas semanas de su muerte) Paul Walker ponía fin a una rueda de prensa en la que, además, enumeraba los modelos que más le gustaban y que guardaba bajo llave: “El orgullo y la alegría de mi garaje en este momento es un BMW 74 2002 Touring“.

BMW 74 2002 Touring


El actor aseguraba que, además de su aspecto anaranjado y vintage, le gustaba que haya sido el primer modelo de BMW en incluir un paquete de elementos propios de la empresa alemana Alpina. Se trata de un coche tuneado por Walker y que jamás puso a la venta (a diferencia de otros muchos modelos), a raíz de las pasiones que despertó en el mercado estadounidense. Allí, la casa teutona presentó hasta 3 generaciones desde 1968 hasta 1975. La primera tirada llegó con un motor de dos litros y 100 caballos de potencia, mientras que la segunda (1971), poseía un motor de dos carburadores dobles que le daban 120 CV. La tercera generación fue la más potente: 270 caballos y un alcance de 210 km/h.

Ford Escort Cosworth


Cuando Paul Walker rodaba la sexta parte de ‘Fast and the Furious‘, se enamoró completamente del Ford Escort Cosworth RS1600 de 1974, el cual mostraba un renovado y bello aspecto en la taquillera película. “Fue un verdadero asesino de rallyes” decía el actor, a lo que añadió: “No esperaba en principio que me gustase demasiado, pero en este caso fue amor a primera vista, quise uno del filme para mí“. Nada raro si tenemos en cuenta su motor Cosworth YBT de 2,0 litros turboalimentado de 227 CV.

Nissan Skyline GT-R34


Fue el primer coche en montar el famoso e imponente motor RB26DETT (alias ‘Godzilla’) diseñado por Nismo en 1989, el más potente de la época. Unos años más tarde, en 1996, Nissan introduce un modelo longitudinalmente más grande y equipado con LSD activo, el GTR-R34. Walker tuvo uno en la primera película de la saga y, aunque al principio no le gustaba, esto cambió cuando le quitaron los vinilos de plástico que adornaba en la popular cinta.

Toyota Supra


El actor ya había dejado claro por qué es uno de los modelos que más le gustaban: “Me gustó desde la primera película, por eso también salió en ‘2 fast 2 Furious’. Tengo un Supra del año 95 (modelo MKIV) totalmente blanco, uno de los últimos que trajeron a Estados Unidos, ya que es una versión que dejó de exportarse en el 97”. El Toyota Supra fue un modelo de 4 generaciones (desde 1979 hasta 2002) que heredó las raíces del Toyota 2000 GT y que muy pronto quitó las riendas al mítico Celica. La versión que se llevó a Estados Unidos posee un motor turbo más pequeño que el resto, aunque seguía asombrando con sus 320 CV de potencia.

Datsun 240Z – JDM


En términos de rendimiento, nadie lo hace mejor que los japoneses“. Así hablaba Walker de la etiqueta JDM (Japanese Domestic Market) que posee su Datsun 240Z, una regulación industrial instaurada en los años 70 y cuya misión era simple: distinguir los modelos vendidos en el país del sol naciente de los que se exportaban a otros países. El aspecto diabólico de este modelo nacido en los años 70, unido a su relación precio-prestaciones, lo elevaron a lo más alto del automovilismo estadounidense.

BMW 03 E36M3 Lightweight


El actor que daba vida a Brian O’Connor en ‘Fast and the Furious’ opinaba que la generación del BMW 03 E36M3 era la mejor de todas, y que además, él mismo poseía una de las mejores y más amplias colecciones privadas de este modelo. El también llamado BMW M3 CSL (Cupé Sports Lightweight), posee un motor de seis cilindros en línea con 360 CV de potencia, además de múltiples elementos fabricados en fibra de carbono y aluminio.

4 comentarios

  1. Que pintaza tiene el BMW 74 2002 Touring, Dios! dame 30 minutos con él en el Paso del Stelvio y no pediré nada más por reyes en la vida XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *