La historia del SEAT Ibiza

Generaciones Ibiza
Ahora que acaba de cumplir 30 años, es un gran momento para hablar de la historia del SEAT Ibiza, el coche con el que la firma española logró dar el salto de calidad que necesitaba para convertirse en una marca capaz de competir más allá de nuestras fronteras.

Este emblemático utilitario del segmento B, que probablemente habrás conducido alguna vez en tu vida (en propiedad o en alquiler), debe su nombre a una de las islas más bellas que hay en las Baleares. Es muy popular por varios motivos, pero lo que le hace realmente famoso es el número de ventas que ha cosechado a lo largo de su vida, puesto que es el más exitoso de todos los que ha fabricado SEAT desde que se fundó en mayo de 1950.

Primera generación (1984-1993)

Pese a que se fabricó en la misma plataforma que utilizaron para el SEAT Ronda, fue el encargado de reemplazar al SEAT Fura. Eso le permitió ser un coche bastante espacioso dentro de su segmento, pues que tomaba como prestada la plataforma de un vehículo del segmento C. Al mismo tiempo, eso le perjudicaba a la hora de hablar de consumos y dureza de la dirección, puesto que era un coche bastante pesado para lo que medía.

Seat Ibiza primera generacion fabrica
Por suerte fue rediseñado cuando iba por la mitad de su vida comercial, y todavía cambió más cuando SEAT pasó a formar parte del gigantesco Grupo VAG, que por aquel entonces no tenía tantas marcas bajo su paraguas y se conformaba con adquisiciones más humildes en comparación con las de ahora.

El gran Giorgetto Giugiaro, cómo no, fue el encargado de diseñar el nuevo Ibiza. En un principio su trabajo iba encaminado a dar forma a la segunda generación del Golf, pero Volkswagen no le dio el visto bueno y al final sus dibujos fueron a parar a las carpetas del proyecto S1, que es como se llamaba el Ibiza antes de ser bautizado definitivamente.

Eso significó un ahorro considerable en lo que a desarrollo se refiere. Trabajaron codo con codo con otras empresas como Porsche y Karmann, hasta que finalmente vio la luz tanto en España como en el extranjero. Aquí fue un éxito rotundo (hasta se convirtió en coche oficial de los Juegos Olímpicos de 1992), mientras que en otros países, sin ser un súper ventas, dejó bastante dinero en las arcas. La habitabilidad y su reducido precio (873.000 pesetas) jugaban a su favor, pero la calidad de los acabados no le acompañaba. Salvando las distancias, era algo parecido a lo que le puede pasar a un Dacia a día de hoy.

Desde su lanzamiento, se vendió con tres motores gasolina a elegir (un 1.2 y un 1.5 litros con potencias comprendidas entre los 63 y los 90 CV) y un diésel de 55 CV. Más tarde se ampliaron las posibilidades, puesto que en 1988 incorporaron el 1.5 litros de 100 CV (Ibiza SXI) y el de 903 cc de 44 CV (Ibiza Junior). La versión más potente, con un System Porsche 1.7 de 105 CV, llegó cuando la producción de la primera generación estaba a punto de terminar.

Seat Ibiza primera generacion
Los acabados disponibles eran tres: L, GL y GLX. Con la terminación “D” se indicaba que se trataba de un diésel. Se llegaron a fabricar catorce versiones especiales en España (Paco Rabanne, Junior, Del Sol, Fresh, Confort, Crono, Disco, Design, XL, Inyección, Tenis, Slalom, STREET y Special) más otras 6 en el extranjero (Bolero Interstate, Star, Ace, Businessline, RVN y Grabiela Sabatini). Así las cosas, no se puede decir que no exprimieron al máximo esta primera generación, que luego se trasladó a Irán y China, donde continuaron con el trabajo que se dejó de hacer en la fábrica de la Zona Franca de Barcelona.

Segunda generación (1993-2002)

La segunda generación empezó a comercializarse en 1993. Nuevamente fue Giugiaro el encargado de darle forma manteniendo algunos rasgos estéticos que gustaban, como por ejemplo sus delgados pilares traseros. Lo más destacable de todo es que pasó de los 3,60 metros de longitud de su antecesor hasta los 3,81 metros. Eso, desde luego, jugó a favor de su habitabilidad, que ya de por sí era buena.

El pertenecer al Grupo VAG fue una ventaja en muchos sentidos. Se fabricó en la misma plataforma utilizada para dar vida al Volkswagen Polo de tercera generación, por lo que ambos tenían muchas cosas en común. Además, presumía de contar con soluciones mecánicas mejores que las que podíamos encontrar en otros modelos de la empresa matriz.

Seat Ibiza segunda generacion
Su diseño fue revisado en 1996 y en 1999. En el último año del siglo experimentó fuertes cambios y se alejó de la línea estética marcada por el Grupo VAG. Adquirió personalidad propia y sentó las bases de lo que sería el lenguaje de diseño de la compañía.

Con todo esto, el Ibiza no tardó en arrasar. En España logró estar en boca de todos, y en el extranjero no tardaron en darse cuenta de que costaba lo mismo que el Polo con más motor y equipamiento. Incorporaba soluciones mecánicas propias del segmento C, como los motores gasolina de hasta 2.0 litros y 16 válvulas, o el diésel de 110 CV. De hecho, otras marcas se topaban con incompatibilidades que el Ibiza no conocía. Las más notorias eran las que impedían que un motor diésel funcionara con dirección asistida y aire acondicionado.

Tomando como referencia este Ibiza nacieron tres variantes con nombres y propósitos distintos: el Córdoba (sedán), el Córdoba Vario (familiar) y el Inca (furgoneta).

Los primeros motores gasolina de la segunda generación fueron los siguientes: 1.0i (45 CV), 1.3i (54 CV), 1.6i (75 CV), 1.8i (90 CV) y 2.0i (115 CV). Las opciones diésel, sin embargo, eran más reducidas: 1.9 D (64 y 68 CV) y 1.9 TD (75 CV). Un año después, en 1994, llegaron el 1.8i 16V (130 CV) y el 1.4i (60 CV).

El restyling de 1996 sirvió para jubilar algunos motores. En el apartado de los gasolina llegaron los nuevos 2.0i 16V (150 CV), 1.6i (101 CV), 1.0i (50 CV) y 1,4i 16v (101). En el diésel las novedades fueron el 1.9 SDI (64 CV) y los 1.9 TDI (90 y 110 CV).

Seat Ibiza segunda generacion interior
El modelo más potente de todos, sin embargo, fue el Cupra R de 180 CV. Solo se fabricaron 200 unidades para todo el mundo, 25 de las cuales se quedaron en España.

En lo que a acabados se refiere, había cuatro opciones: CL, CLX , GLX y GT. Los que terminaban con una “i” eran los EFI (Electronic Fuel Injection), un logotipo que mostraban con orgullo en la parte inferior de la puerta delantera. Además, los que tenían dirección asistida nos lo hacían saber con las palabras “Power Steering” en el portón trasero.

Se fabricaron siete versiones especiales en España (Collage, Salsa, Marina, Passion, Slalom, Sport Edition y Open Air) y cinco en otros mercados (Kewnwood, Marie Claire, Evo 1, Cupra Sport F2 y Wild Wind).

Tercera generación (2002-2008)

La tercera generación, conocida internamente como modelo 6L, arrancó en 2002. Lo hizo con unas dimensiones superiores y más equipamiento en comparación con su antecesor. El diseño corrió a cargo de Walter da Silva, que elevó su línea de cintura considerablemente.

Seat Ibiza tercera generacion
Su único derivado fue el SEAT Córdoba de segunda generación, que posteriormente pasó a la historia. Compartía plataforma con el primer Skoda Fabia y con el cuarto Volkswagen Polo. Estaba disponible tanto en gasolina como en diésel TDI, y hasta podías decantarte por dos versiones más deportivas: Cupra y FR.

Entre 2002 y 2007 se vendieron más de un millón de Ibizas de tercera generación en todo el mundo, así que su comercialización fue un éxito. Los acabados disponibles eran los Reference, Stella, Stylance, Sport, SportRider, FR y Cupra. Los gasolina oscilaban entre los 60 y los 180 CV de potencia, y los diésel entre los 64 y los 160 CV.

Seat Ibiza tercera generacion lateral
Hay que destacar que en 2006 llegó la versión comercial del Ibiza, con una pared que dividía los asientos delanteros de los traseros. De hecho, estos últimos desaparecieron para ampliar el espacio de carga hasta los 838 litros.

En España vieron la luz dos versiones especiales (Vision y Guapa) y fuera de España solo hubo una, que se vendió en Suiza de forma exclusiva (Ibiza Joya Racer).

Cuarta generación (2008-ahora)

Es la que todavía está dando guerra en los concesionarios, aunque no falta mucho para que veamos su relevo, que adoptará el lenguaje de diseño que encontramos en modelos como el nuevo SEAT León.

Llegó en 2008 bajo la nueva plataforma del Grupo VAG, sobre la que se fabrican el Polo V, el Audi A1 y el Fabia III. A nivel interno se conoce como modelo 6J y está disponible tanto con cinco como con tres puertas (Ibiza SportCoupé).

Seat Ibiza cuarta generacion
En el momento de su lanzamiento, los motores gasolina ofrecían potencias de entre 69 y 105 CV, mientras que los diésel se movían entre los 80 y los 105 CV. En 2009 el 1.9 TDI de 90 y 105 CV deja paso al 1.6 TDI que utiliza common-rail y ofrece las mismas potencias.

En 2010 llega el FR haciendo gala del downsizing al que recurre la compañía. Monta un motor 1.4 TSI de 150 CV y un 2.0 TDI CR de 145 CV. Un año antes, en 2009, se comercializa el Ibiza Cupra con carrocería SportCoupé y con el motor 1.4 TSI de 180 CV y 240 Nm de par máximo. La transmisión es DSG de doble embrague y siete velocidades.

En 2010 la oferta se completa con el Ibiza ST (Sport Tourer), que es el familiar. Es casi 200 mm más largo y está basado en el IBZ Concept. En 2012 sufre un importante restyling y un año más tarde llega la versión GLP con motor 1.6 de 82 CV.

Seat Ibiza cuarta generacion interior
En cuanto a los acabados, las opciones se reducen a cuatro: Reference, Style, FR y Cupra. Vuelve el chorreo de versiones especiales para España (Bocanegra, SEAT Ibiza 25 Aniversario, SEAT Ibiza SC Color Edition, Good Stuff, Copa, Tech, 4KIDS, I_TECH y FR 10 Years) y fuera de nuestras fronteras (SEAT Ibiza David Guetta, SEAT Ibiza SC Sport Limited, SEAT Ibiza Black Limited Edition, Cupra R210 Swiss Racing by Fredy Barth, SEAT Ibiza Cupra R13, SEAT Ibiza Black and White, Ibiza Cupra con kit decorativo, Ibiza Black Line, Ibiza Bike Edition e Ibiza Toca.

La tercera generación había logrado cuatro estrellas en los tests de seguridad Euro NCAP, pero esta cuarta generación obtuvo las cinco con una media de 72,25%, destacando en la protección de ocupantes adultos e infantiles.

Para terminar, y antes de que veas una extensa galería de imágenes, decir que a finales de junio se comercializará la edición especial “Ibiza 30 Aniversario“. En cuanto tengamos todos los datos le dedicaremos un artículo.

2 comentarios

  1. El Ibiza I, nunca monto 1.7 de 105cv, si un 1.5 de 105, el 1.7 sólo era para el diesel, la versión Junior montaba el 1.2 no el 0.9.
    Gracias

  2. Hola Luis,

    Por la información que yo manejo, el Ibiza sí que llegó a montar un 1.7 de 105 CV al final de la primera generación. La versión Junior montó tanto el motor de 0.9 litros (44 CV) como el de 1.2 litros (63 CV).

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *