Jaguar F-Type Coupé, el deportivo soñado


Primero nos enteramos de que el Jaguar F-Type Coupé iba a ser presentado en los salones de Los Ángeles y Tokio de forma simultánea. Acompañamos la noticia con un primer teaser, pero días más tarde llegó el segundo y nuestras ganas de saber más se multiplicaron exponencialmente. Hoy, por suerte, ya podemos mostraros un vídeo y una galería de imágenes que demuestran que estamos ante uno de los deportivos más bien paridos del momento.


El Jaguar F-Type Coupé es muy parecido al Jaguar F-Type descapotable. Eso es algo que ya intuíamos y que la firma británica confirmó al desvelar que montaría los mismos motores, aunque en esta versión techada nos topamos con una agradable novedad que han bautizado con el nombre de F-Type R Coupé.

Análisis estético

A nivel estético, los principales cambios los encontramos en el techo, lo cual es bastante lógico. De serie es de aluminio, aunque opcionalmente se puede solicitar un techo panorámico de cristal para que entre más luz en el habitáculo. El pilar central desaparece como por arte de magia y la vista lateral gana enteros gracias a las branquias de las aletas y el aluminio brillante que recorre los marcos de las ventanillas.


Si nos vamos hasta la zaga encontramos las mismas luces LED que lleva la versión descapotable. Éstas son muy estiradas, tanto que llegan a situarse muy cerca de los pasos de rueda. El portón trasero, donde encontramos la tercera luz de freno, puede accionarse de forma eléctrica como opcional. Al abrirlo encontramos 407 litros de espacio para meter algunas maletas (más bien pocas).

Hay que destacar que es en la parte trasera donde encontramos un spoiler trasero que hace acto de presencia a velocidades superiores a 110 km/h. Se esconde de nuevo cuando bajamos a 70 km/h porque a esa velocidad deja de aportar estabilidad y un plus de carga aerodinámica.

Tres tipos de F-Type Coupé

F-Type Coupé

La versión de acceso es la que monta el motor V6 de 3 litros sobrealimentado para ofrecer 340 CV y 450 Nm de par máximo. La caja de cambios es la Quickshift de ocho velocidades, la misma que encontramos en el resto de versiones, que por cierto también incorporan el famoso sistema Stop/Start.

El sistema de frenos está compuesto por unas pinzas plateadas con discos de 354 milímetros delante y 325 detrás. No le falta modo Dynamic, llantas de 18 pulgadas, suspensión deportiva, cuatro salidas de escape, volante forrado en cuero con levas negras o asientos Sport recubiertos con piel. En lo que a prestaciones se refiere, puede alardear de un 0 a 100 km/h en 5,3 segundos hasta plantarse en los 260 km/h de velocidad máxima limitada electrónicamente.

F-Type S Coupé

Un paso más allá nos topamos con el Jaguar F-Type S Coupé, que con el mismo motor que el F-Type Coupé es capaz de entregar 380 CV y 460 Nm de par máximo. A nivel de equipamiento hay que sumar un sistema de escape deportivo activo, llantas de 19 pulgadas, frenos de 380 milímetros delante y 325 detrás, suspensión deportiva Adaptative Dynamics, Dynamic Launch, diferencial trasero mecánico y un precioso volante forrado con piel cuyas levas son de color Ignis.

Prestacionalmente hablando mejora los datos que os he facilitado antes: de 0 a 100 km/h deja pasar 4,9 segundos y se va hasta los 275 km/h de velocidad punta limitada electrónicamente.

Como opción, hay que decir que tanto en la variante S como en la R el sistema de frenos puede estar formado por unos frenos carbonocerámicos CCM (Carbon Ceramic Matrix) con pinzas amarillas de 398 milímetros delante y 380 detrás. Ofrecen mejores prestaciones y ahorran 21 kilos de peso, pero es obligatorio montarlos en unas llantas de 20 pulgadas que no deben ser especialmente baratas.

F-Type R Coupé

El Jaguar F-Type R Coupé es el más potente de todos con diferencia. Es una bestia que se mueve gracias a un motor V8 de 5.0 litros turboalimentado. La potencia es de 550 CV y el par máximo se va hasta los 680 Nm. Con semejantes cifras es normal que pueda pasar de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos hasta alcanzar una velocidad máxima de 300 km/h que también ha sido limitada de forma electrónica.

En este caso hablamos de una caja automática de ocho velocidades que ha sido programada a conciencia con el sistema Adaptative Dynamics. La suspensión es capaz de adaptarse a las condiciones de la carretera y a nuestro modo de conducción apoyándose en la rigidez de los muelles (un 4,3% más rígidos delante y un 3,7% más rígidos detrás en comparación con el F-Type V8 S descapotable.

El sistema de frenos que equipa esta última versión es el más preparado de todos. Está compuesto por unas pinzas de color rojo y unos discos de 380 milímetros delante y 376 detrás, aunque de forma opcional podemos decantarnos por los frenos carbocerámicos CCM. Se diferencia del resto de versiones por el color negro brillante que lucen algunos de sus elementos aerodinámicos, pero también por el acabado de las ventanillas en aluminio brillante, las salida de aire laterales o el acabado cromado brillante de la parrilla frontal.


En el interior nos damos cuenta de que es una versión más deportiva por el acabado de los asientos, que por cierto lucen el logo R bordado en los reposacabezas. La tapicería cuenta con costuras de color rojo, marfil o arena, mientras que la piel se apodera de las puertas, la consola central, el reposabrazos o el salpicadero. El volante, cómo no, también es específico. Es de menor diámetro (está achatado en su parte inferior) y luce el logo R con orgullo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *