George Michael sale volando de un coche en marcha y se da un sopapo antológico


Un SUV, concretamente un Range Rover, circula por una autopista a 110 kilómetros por hora en St.Albans, Inglaterra. La puerta del copiloto no está bien cerrada. Una chica que va detrás del coche se da cuenta e intenta avisar. El copiloto, en vez de esperar a que el conductor reduzca la velocidad o se aparte en un arcén, tiene la idea -que no se le ocurre nada más que a un genio- de abrir la puerta de par en par, con la intención de cerrarla bien de un portazo. El copiloto, evidentemente, no tiene ni idea sobre cualquier ley de la física, ¿y que le ocurre?, pues que sale despedido del vehículo, absorbido y eyectado del interior…

… Cae sobre el asfalto cual dummie en un crash test, rueda sobre sí mismo, la ropa se le desintegra, contusiones por todas partes, la chica del coche que iba detrás clava los frenos y con el corazón en la boca se va corriendo hacia el bulto humano que yace inherte en el suelo. Cuando se le acerca, se da cuenta de que el tipo está milagrosamente vivo, consciente y es capaz hasta de hablar ¿Y quién resulta ser la mente lúcida que abrió la puerta? Pues nada más y nada menos que el cantante George Michael. No sé si cuando la chica se le aproximó él estaba balbuceando o entonando el estribillo de I Want Your Sex…

Tranquilos, aquí no ha pasado nada

Ahora mismo, George Michael está en el hospital, parece que se recupera bien y la policía espera fuera de la habitación para hacerle algunas preguntas. Perdón por la pésima calidad de la foto, pero es que la imagen es muy elocuente.

Hay que contar que en el 2010, el británico se salvó de una sentencia de 10 años de cárcel por conducir beodo, ciego de porros y ansiolíticos y estrellar el coche contra el escaparate de una tienda londinense (al final sólo estuvo en prisión unas semanas). Y que antes ya pasó dos años sin carnet porque la policía lo pescó en un control también bajo influencia de narcóticos. Y que antes, en el 2006, lo encontraron desmayado dentro del coche o, más bien, durmiendo la mona. Es un campeón, tiene un historial sólo comparable al de Lindsey Lohan, y creo que la supera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *