BMW M5 Competition: sus 625 CV ponen los dientes largos a cualquiera

BMW-M5-Competition
No busques un BMW Serie 5 más potente porque no lo hay. El BMW M5 Competition, con sus 625 CV, se ha convertido en el tope de gama gracias a una serie de modificaciones que van más allá de ese incremento de potencia de su motor, puesto que han trabajado en el chasis para que su comportamiento sea todavía más deportivo.

Estará a la venta a partir de julio de 2018 y llegará con una serie de cambios estéticos que le permiten diferenciarse del BMW M5 convencional.

Más potencia, mismo par

El motor que esconde bajo el capó es el mismo que encontramos en el M5. Se trata de un V8 de 4.4 litros que ha sido revisado para mejorar sus prestaciones. Ahora entrega 625 CV a 6.000 rpm y 750 Nm de par máximo entre las 1.800 y las 5.800 rpm, lo que se traduce en una ganancia de 27 CV y en una cifra de par idéntica, aunque con un rango de revoluciones por minuto más generoso.

La caja de cambios solo puede ser automática. Es una M Steptronic de 8 velocidades con función Drivelogic, lo que significa que puede funcionar de tres modos distintos: eficiente, deportivo y ultradinámico. La tracción es a las cuatro ruedas, la M xDrive marca de la casa con un modo de conducción con propulsión trasera.

BMW-M5-Competition

Prestaciones de superdeportivo

Este BMW M5 Competition puede acelerar de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos (una décima más rápido) y de 0 a 200 km/h en 10,8 segundos (tres décimas más rápido). La velocidad máxima es de 250 km/h por el hecho de estar limitada electrónicamente, aunque con el M Driver’s Package puede ser de 305 km/h.

Otras mejoras que no podemos pasar por alto son las que afectan al chasis. La carrocería está 7 milímetros más cerca del asfalto y han mejorado la suspensión trabajando en los amortiguadores, los muelles y las barras estabilizadoras. Podemos circular con cualquiera de los modos de conducción que ofrecen: Comfort, Sport y Sport Plus.

BMW-M5-Competition
Del sistema de escape también hay que hablar. BMW asegura que es de nueva factura, ya que dispone de unas válvulas que se abren y se cierran dependiendo del modo de conducción, pudiendo hacer más o menos ruido.

¿Cómo diferenciarlo del M5?

A nivel estético hay pocos cambios que nos permitan reconocer a este M5 Competition. Lo más destacado es que hay ciertas partes pintadas en negro brillante y las llantas de aleación son de 20 pulgadas con un diseño exclusivo.

Fotos del BMW M5 Competition

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *