Audi RS 4 Avant Nogaro Selection 2014, homenaje al Avant RS2


Al Audi A4 le quedan aún unos años y probablemente un restyling antes de que deje de usar la plataforma B8 y se pase a la modular MQB.

Así las cosas, como hace dos décadas que Audi y Porsche construyeron juntos la insanidad de un familiar superdeportivo y ganaron el Campeonato Francés de Turismos en 1993 en el circuito de Nogaro, la casa de los cuatro aros pone en circulación una edición limitada en abril del RS 4 Avant. Quieren rendir tributo a un coche que ya conoce tres generaciones.

El color azul es exacto al de aquel primer RS2 y ése es su rasgo distintivo. Otras menudeces para diferenciarlo de los RS 4 originales son unos remates en negro brillante y mate en la parrilla frontal, en los marcos de las puertas, en las barras del techo y en el pulimento de las dos brutales salidas de escape ovaladas.


Por lo demás, este animal permanece inalterado. Como siempre, el grupo VAG elige la tracción Quattro mediante el sistema Haldex para los coches de poca monta, pero cuando la cosa va en serio y hablamos de 450 CV, el reparto del par a fin de conseguir motricidad total se confía al sistema Torsen.

El control según Audi

Porque el diferencial mecánico Torsen es la única ingeniería que actualmente puede repartir la potencia de forma individual e independientemente a cada semieje. A eso hay que sumarle las gestiones electrónicas que hace el Dynamic Ride Control. Partes de una base 40:60 entre eje delantero y trasero, pero luego, según el modo de conducción seleccionado y las condiciones del firme, puedes llegar a un 70% delante o a un 85% detrás.

Otro adicional al control absoluto de las tracción total es el frenado selectivo rueda por rueda que el coche es capaz de hacer y, como siempre, la seguridad de un control de estabilidad (ESC). De todas maneras, el control de estabilidad se puede desactivar, aunque el vehículo nunca te dejará pasar de los 280 km/h.

El motor no será revisado hasta la próxima generación, más o menos 2016 o 2017. Por las mismas, el corazón del RS 4 Avant Nogaro es un V8 longitudinal de aspiración. Nada de turbos. Las sensaciones son las que satisfacen a los más inveterados, que la única pega que ponen es que el cambio, por fuerza, tenga que ser automático de doble embrague (S-Tronic en Audi.)

El Audi RS 4 Avant parte de los 88.725€ en España. La casa aún no ha publicado el sobrecoste de esta edición conmemorativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *