Trucos para gastar menos combustible


Con los precios de la gasolina y el diésel por las nubes, sin techo y con previsiones de seguir creciendo, es normal que cada vez nos preocupe más el ahorrar combustible. Por eso es bueno conocer una serie de trucos que sirven para que el consumo sea lo más contenido posible. Son válidos para cualquier tipo de combustible y vehículo, así que puedes empezar a utilizarlos tanto por ciudad como por carretera y comprobar que funcionan. ¡Toma nota!

Los 10 trucos

1- Arranca siempre en primera.

2- No pises el acelerador al arrancar. En algunos coches con botón de apagado y arranque es probable que tengas que pisar el embrague o el freno.

3- Mantén una velocidad uniforme. Evita los acelerones y los frenazos porque te harán consumir más combustible. Utiliza marchas largas siempre y cuando notes que tienes fuerza.

4- Cambia de marcha a bajas revoluciones. Si es un diésel puedes cambiar entre 1.500 y 2.000 rpm, mientras que con un gasolina puedes hacerlo entre 2.000 y 2.500 rpm. Si el coche no tiene cuentarrevoluciones puedes tomar la velocidad como referencia.


5- Alarga al máximo las marchas en subida. Si estás en un tramo de subida, intenta reducir lo más tarde posible para que el motor no se revolucione y consuma más.

6- Adelántate a la toma de decisiones. Fíjate bien en el tráfico para no incurrir en acelerones y frenazos innecesarios. Nunca está de más mirar un poco más allá del coche que está justo delante, tanto para ahorrar combustible como para circular más seguro.

7- Utiliza la marcha más larga posible en bajadas. Deja que el coche se mueva por inercia y utiliza la marcha más larga posible. También puedes quitar la marcha y dejar que el coche se mueva en punto muerto, aunque es peligroso porque no podrás reaccionar rápido ante un imprevisto dando un acelerón.

8- Apaga el motor cuando sea necesario. Si estás en una parada larga como por ejemplo un atasco, lo ideal es parar el motor. De hecho, muchos coches de hoy en día ya lo hacen gracias al famosos sistema Start&Stop, ya que con ello uno se ahorra los 0,5-0,7 l/hora que consume el motor al ralentí.


9- Estado de los neumáticos y nivel de carga. Unos neumáticos con baja presión consumen más que unos neumáticos que llevan la presión recomendada por el fabricante. De igual forma, llevar mucho peso o llevarlo mal repartido puede hacer que gastemos más, además, de alargar el espacio de frenado.

10- Curvas. Debes llegar al a curva a la velocidad óptima, ni muy rápido ni muy lento. La clave está en circular uniformemente por la misma, sin acelerar en exceso y sin frenar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *