Toyota crea un coche futurista sin volante que responde a estímulos


La empresa con sede en el país nipón, Toyota, deslumbra con su nuevo vehículo futurista denominado FV2, un monoplaza sin volante que reconoce los estímulos y exterioriza las emociones del conductor. Llegando de uno de los principales fabricantes mundiales de vehículos, es para tomárselo en serio.

Mucho se ha evolucionado desde el Tamagotchi y las neveras portátiles para sandías. De hecho, Japón siempre ha estado a la vanguardia de los inventos más futuristas del globo y lo acaba de demostrar con el coche más camaleónico sobre las tres ruedas, el Toyota FV2.

Este pequeño híbrido de serie LS ha sido presentado por Toyota y su filial Lexus durante la Tokyo Motor Show a finales del mes pasado, y catapultado al estrellato de la fama gracias a su sistema de pilotaje.


Lo más destacado del monoplaza, es la novedosa experiencia que supone la conectividad del vehículo con la experiencia y ánimo del conductor. Lejos de las cápsulas del sistema de transporte Hyperloop visto recientemente, el coche japonés FV2 guarda más parecidos físicos con una píldora autopropulsada. No hay volante, ya que los estímulos del conductor junto con sus órdenes de voz, son los que mandan ir hacia adelante, atrás, izquierda y derecha.

Un coche tan avanzado, presenta además un revolucionario sistema electrónico capaz de detectar los movimientos del resto de vehículos en su zona, así como las personas y los ángulos muertos.

“Modo caballo”


Eso no es todo para la nueva joya de Toyota, el vehículo puede ser transformado en una especie de caballo, ya que el conductor puede controlar el coche de pie, poniendo en práctica el equilibrio de todos los que se atrevan a “galopar” el FV2. Toyota cree que las relaciones entre los conductores y sus vehículos continuarán desarrollando aspectos de confianza y entendimiento, pero además llevados a la tecnología más puntera.

Como colofón a este innovador sistema, el vehículo es capaz de mostrar mediante colores, tonalidades, formas y semblantes en el exterior, el estado anímico de su ocupante gracias a una red de sistemas y detectores de calor llamada Toyota Heart Project. A su vez, la pantalla del parabrisas frontal es capaz de mostrar especificaciones de tráfico, GPS y detalles de pilotaje para aumentar la seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *