Shannon, una chica adicta a la gasolina


El caso que os tengo que contar hoy es uno de los más curiosos que he escuchado en mi vida. Está protagonizado por Shannon, una chica estadounidense que se ha confesado como adicta a la gasolina. Cuando hablo de adicción no hablo a lo que les pasa a muchos cuando renuncian al gasoil, hablo de que bebe gasolina con cierta regularidad.

Empezó cuando era una niña

En el programa de televisión “Mi extraña adicción” de TLC explicó lo que le estaba sucediendo. Reconoció que bebía 12 cucharaditas de gasolina al día y que en el último año bebió 5 galones de gasolina, el equivalente a unos 19 litros.

Su adicción empezó en el colegio, cuando un hombre participó en una charla sobre los distintos usos de la gasolina. Inconscientemente empezó a interesarse por ella y no tardó mucho en engancharse a ese olor que más de uno agradecemos cuando nos acercamos a una gasolinera, para qué negarlo.

Por suerte un médico ha podido solucionar su grave problema de adicción, aunque los daños que le ha provocado son irreversibles. De hecho, el departamento de Salud del estado de Nueva York advierte de que su consumo puede causar quemaduras, diarrea, vómitos, somnolencia e incluso la muerte.

Nota: No aceptamos bromas sobre cuál es su canción favorita de reggaeton…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *