Ojo al nuevo Impuesto de Circulación anual y a los cambios en la ITV


Noticias que nos llegan de los medios especializados en economía. El Gobierno ha terminado de redactar el Plan Aire 2013-2016 que, entre otras muchas medidas, en el sector de la automoción implica un cambio importante en el Impuesto de Circulación anual que pagamos a los ayuntamientos. Además, desde principios de este año se está poniendo en marcha un severo plan de la DGT para sancionar a los 1,5 millones de coches que ruedan sin pasar la Inspección Técnica de Vehículos.

Sobre el Impuesto de Circulación

Como es una recaudación municipal, los importes varían mucho en función de la localidad en la que esté inscrito el vehículo, produciéndose los clásicos desequilibrios a lo largo y ancho del país; lo mismo que en las revisiones de la ITV, los precios de las grúas, las tarifas en las zonas de aparcamiento de pago… Si todo sigue su marcha con el Plan Aire, el año que viene el Impuesto de Circulación continuará igual de desorganizado.


PERO (en mayúsculas) en lugar de estar sujeto a los caballos fiscales, el importe dependerá de las emisiones del vehículo. El CO2 o las partículas NOx en el caso de los diesel determinarán cuánto hay que pagar. Además de la extensión del plan PIVE, el Gobierno activa otras medidas como esta nueva regularización de tasas porque quiere terminar con la frase de “España tiene el parque automovilístico más viejo de Europa junto con Grecia y Estonia.”

El año pasado, el Impuesto de Circulación recaudó 2.807 millones de euros según el diario Expansión. A partir del año que viene, si la gente no se apresura a cambiar el coche o a vendérselo y quedarse con un monopatín, me parece que van a ser unos cuantos millones más.

La cuestión de la ITV

La DGT ahora cruza los datos informáticos con las entidades que se ocupan de las inspecciones técnicas, de manera que empiezan a tener una idea muy precisa de cuántos vehículos no están al día: los 1,5 millones mencionados al principio, según ellos. Hay que decir que la gran mayoría son furgonetas y ciclomotores, y que los coches se mantienen con más rigor. Aún así, aunque tengas un coche parado en el garaje y no lo uses, la DGT sabe ahora si has cumplido con la ITV o no. Te mandan un aviso y si no actualizas tu sello de revisión la multa es de 200 euros.

La mentalidad que supuestamente esgrime la nueva estrategia es la misma que la del Impuesto Circulación anual: renovar los vehículos por otros menos contaminantes.

Desde luego, no voy a entrar en opiniones o debates, tan sólo os informo porque es muy típico despistarse con la fecha de la ITV. No es que seas un malhechor, es que con el jaleo del día a día se te pueden colar dos o tres meses sin que te des cuenta, y el lapsus o descuido te puede salir caro.

Y lo del Impuesto… Mi coche tiene trece años, ya me gustaría cambiarlo, pero tal y como van las cosas en el trabajo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *