El Citroën C-Zero también supera el reto de la vuelta al mundo y lanza su mensaje


Digo “también”, porque a Citroën le frustraron el honor de ser los primeros en hacerlo. Ya os contamos la historia de Rafael Mestre y su Tesla Roadster, que acabó antes que el equipo de Citroën al regresar a Barcelona justo para el certamen del Expoelectric. Cuando nuestro héroe anónimo se enteró de la Electric Odyssey de Citroën le dio en los dientes a una gran marca, y sin ayudas ni financiaciones dio la vuelta al planeta más rápido que los franceses.

Aunque hay que hacer algunos matices. Un C-Zero no es un Tesla Roadster. El Citroën es un vehículo totalmente doméstico y utilitario, mientras que el otro no deja de ser un supercar artesanal y con la tecnología más puntera. De modo que hay que reconocerle un gran mérito a los de los chevrones.

Ha entrado en la historia a su manera, con pasitos cortos. Pero demuestra algo de capital importancia: un coche simple, modesto y de serie es tan fiable que puede transitar por cualquier lugar del globo terráqueo y volver con ganas de más.

Los datos son muy parecidos a los de nuestro paisano Rafael Mestre. 17 países, casi 300 recargas y un coste de 250€ en electricidad. Frugalidad absoluta. Y por supuesto han contado con la ayuda de un montón de personas que fueron conociendo en su periplo y que generosamente les cedieron lugares donde recargar. En el mundo no hay sólo banqueros avariciosos, también está lleno de gente fantástica. La hazaña de Antonin Guy y Xavier Degon no sólo es un mensaje global sobre coches.

A ver si conseguimos desatascar esto

Lo que hemos visto los últimos meses en el mercado español es que los híbridos mantienen una curva ascendente. Tímida, pero ascendente. Pero los eléctricos están estancadísimos y la gente aún no termina de confiar en ellos aunque sus necesidades de uso se ajusten perfectamente a un vehículo que tiene la autonomía limitada. También hay que contar con que no existe infraestructura para recargas masivas, pero esto se desatascaría si las ventas fueran significativas.

No creo que el nuevo plan del gobierno para subvencionar con 2.000 euros los vehículos no contaminantes (o menos contaminantes) a cambio de cacharros con más de 12 años vaya a suponer un impulso importante para los eléctricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *