Cadillac Escalade 2015


El Cadillac Escalade sigue siendo un todoterreno, aunque para muchos se está acercando cada vez más a la categoría de SUV. Sea como sea, la firma estadounidense ya ha desvelado todas las novedades de esta cuarta generación que empezará a fabricarse a partir de la primavera de 2014 en Arlington, Texas.

General Motors defiende que el diseño es completamente nuevo, aunque es evidente que algunas partes han cambiado poco para que sepamos que sigue siendo un Escalade. De hecho, las modificaciones más importantes las encontramos en el habitáculo.

Dos carrocerías a elegir

En la línea de producción se fabricarán dos tipos de Escalade: el de toda la vida y uno más alargado (ESV). Este último contará con 355 mm más de distancia entre ejes y será unos 508 mm más largo. Poca cosa, pero algo de respiro para los ocupantes de las tres plazas de la fila trasera (estamos hablando de un ocho plazas). Además, la versión larga también ganará un 60% de espacio de carga tras esa fila trasera.

Un diseño inconfundible

A nivel estético hay que destacar las luces LED que se integran en todos los grupos ópticos, que como podéis apreciar son de nueva factura. Lo mismo sucede con la parrilla frontal, que se cierra a altas velocidades para reducir el consumo de combustible. Los acabados son de mayor calidad y el empleo de aluminio hace que el peso final del Escalade sea más contenido.

Las llantas de serie son de 20 pulgadas, pero de forma opcional te podrás decantar por unas de 22 pulgadas. La tracción puede ser delantera o integral y el motor es un nuevo V8 de 6.2 litros capaz de hacer las delicias de los más exigentes. Entrega 420 CV y 623 Nm de par máximo para mover a la bestia, lo que se traduce en un 5% más de potencia y un 10% más de par que su predecesor. La caja de cambios es automática Hydra-Matic 6L80 de 6 velocidades y la suspensión es la famosa Magnetic Ride Control (no hay ninguna suspensión que reaccione más rápido).

Su interior es más lujoso que nunca

Si nos adentramos en el interior, rápidamente nos damos cuenta de que es un coche que se fabrica con mucho mimo. Tanto los asientos como el salpicadero han sido cosidos a mano para que el lujo y la exclusividad se eleven a la máxima potencia. El panel de instrumentos dispone de una monstruosa pantalla de 12,3 pulgadas, no le falta el sistema de infotainment CUE y las inserciones de madera la dan un cierto caché que siempre se agradece.


Los asientos delanteros son calefactados y ventilados (los de la segunda fila calefactados y reclinables), el portón trasero es de apertura automática y no le falta un ‘Head-up Display’ que proyecta la información en el parabrisas. Como opcionales puede montar un reproductor de DVD o Blu-ray y hasta un fantástico sistema de entretenmiento con pantallas de 9 pulgadas (una en la versión normal y dos en la ESV).

Todavía no sabemos nada ni de su precio ni de la fecha de lanzamiento. Lo que sí se rumorea es que en España podríamos quedarnos sin la versión ESV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *