BMW X6 2019: la tercera generación de un pionero

Ahora que todos se han subido al carro de los SUV no está de más recordar que el BMW X6 fue pionero. Lo fue porque se situó entre dos conceptos que parecía imposible unir: el de 4×4 y el de coupé.

Recuerdo que lo miraba con fascinación, pensando que era un modelo especial. Lo sigue siendo, pero ahora tiene que competir con otros que tienen una carrocería muy parecida, así que está obligado a renovarse con mayor frecuencia que antaño. De ahí que ya estemos disfrutando de la tercera generación, aunque su lanzamiento no está previsto hasta finales de año.

Un nuevo X6 en todos los sentidos

Al ser un cambio generacional, los cambios podría decirse que son considerables. Eso es algo que se aprecia a nivel de diseño, pero también a nivel tecnológico. De hecho, hasta se permite el lujo de incorporar un nuevo motor V8 que promete seducir a muchos potenciales clientes.

Este nuevo BMW X6 es algo más largo y ancho que su predecesor, mientras que la altura se mantiene prácticamente igual. Lo que tampoco se ve alterado es el maletero, cuya capacidad sigue siendo de 580 litros (1.530 si abates los asientos de la fila trasera).

Estética

A nivel estético los principales cambios se aprecian tanto en el frontal como en la zaga, que se actualizan adoptando los mismos rasgos de diseño que estamos viendo en los últimos BMW. Eso significa que la parrilla frontal luce un doble riñón más grande y que la parte trasera tiene más presencia que nunca y luce una imagen más futurista. Todo puede cambiar más gracias a líneas de equipamiento como las xLine y M Sport.

Si nos subimos a su interior, lo que más nos llama la atención es el Live Cockpit Professional, que está formado por dos pantallas táctiles de 12,3 pulgadas que son personalizables y sirven para mantenernos actualizados.

Motores

En lo que a motorizaciones se refiere, podremos elegir dos gasolina y dos diésel. Los gasolina son el  xDrive40i (3.0 litros, seis cilindros en línea y 340 CV) y el M50i (V8 de 4.4 litros y 530 CV). Un escalón igual de pronunciado vemos en el apartado diésel, ya que el xDrive30d entrega 265 CV y el M50d se va hasta los 400 CV. Los dos son 3.0 litros de seis cilindros en línea, pero con la gran diferencia de que el primero solo tiene un turbo y el segundo tiene cuatro.

La caja de cambios, se cual sea la elección, es una automática Steptronic de 8 velocidades, mientras que la tracción es total xDrive.

Tecnología

Si hablamos de tecnología, debemos hablar del novedoso sistema de conducción semiautónoma Driving Assistant que ya hemos visto en el BMW X5. Gracias a él puedes despreocuparte de la velocidad, la distancia de seguridad y las líneas que marcan los carriles. Basta con pulsar un botón situado en el volante para activarlo.

¿Qué más? La suspensión M adaptativa con amortiguadores capaz de regular su dureza o el paquete Off-Road, con el que puedes circular en hasta cuatro modos distintos: xSnow, xGravel, xSand y xRocks.

Fotos del BMW X6 2019

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *