Aprender a conducir un todoterreno 4×4


A muchos de vosotros seguro que os gustaría disfrutar al máximo de vuestro todoterreno 4×4 pero no lo hacéis porque no tenéis muchos conocimientos sobre la materia. Tranquilos, a continuación os ayudamos con una serie de pasos que son imprescindibles para sacar el máximo rendimiento sin poner en riesgo la estabilidad.

– Hay que tener muy claro donde quedan los diferenciales. Hasta que no te acostumbres, puedes marcar en el capó dónde están colocados. La altura libre al suelo es muy importante para evitar avanzar empujando el barro con los ejes y la medida de las llantas se erige como la única forma de controlar ese despeje.

– Aumenta la distancia de seguridad circulando por autopista. Recuerda que la capacidad de frenado no es la misma que la de otros modelos.

– Antes de cruzar un barrizal, analiza primero su estado para no llevarte ningún susto. Un palo puede servir para ver cual es la profundidad del mismo. Si no hay huellas de neumático en el terreno, piénsatelo muy bien antes de encararlo.

– Usar la reductora es fundamental. La tracción de las llantas tiene que se controlada a la perfección en el barro para no tener sustos a la hora de acelerar y frenar. Hay que intentar siempre dejarse llevar por las huellas que ya pudieran haber de otros todoterrenos. Es peligroso querer coger otro camino distinto y desafiar a la gravedad.

– Es importante no pararse cuando se está abordando un tramo delicado. Lo mejor es hacerlo de golpe pero poco a poco y tomando todas las precauciones necesarias.

– Si el ancho del camino no es suficiente o el lomo central de la huella es muy elevado, hay que conducir de manera que solo un lado caiga en la huella, manteniendo el otro encima del lomo. Esto te ayudará a tener la tracción y la altura necesaria para superar la zona sin apuros.

Frenar bruscamente puede significar perder la tracción y el control del todoterreno. Intenta disminuir la velocidad con la caja.

– Cuando te enfrentes a lodos profundos, acelera rápidamente para que este no se adhiera a las ruedas. Hay que ir acelerando para buscar la tracción adecuada.

No hay que dejar que las ruedas patinen, por lo menos cuando se es un principiante.

– Suele mejorar la tracción el hecho de girar las ruedas de izquierda a derecha rápidamente.

– Bajar la presión de los neumáticos a 26 o 28 libras puede hacer que la tracción aumente. Las cadenas para la nieve pueden ser útiles en algunas ocasiones.

– En caso de quedarse atascado, lo mejor es retroceder (si se puede) y volver a atacar el terreno. En caso de problemas serios, lo mejor es colocar piedras bajo las ruedas para conseguir más adherencia, lo que aumentará considerablemente la tracción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *