Volkswagen Taigun, el pugilato por los utilitarios SUV se pone interesante


Hay una nueva guerra fría, con el mundo polarizado otra vez en dos bandos. En un lado, el Juke, y en el resto, los demás. Opel Mokka (ya toda una realidad), Ford EcoSport, Peugeot 2008… Todos se están armando para cuando arranque oficialmente la conquista de este nuevo nicho. Coches para la jungla urbana, eficientes, pequeños, pero con la chispa del aventurero 4X4. Volkswagen aún no había dicho su última palabra, y hoy lo muestran por primera vez como prototipo en el Salón Internacional de Sao Paulo. Estará a la vista de todos hasta el 4 de noviembre.

La marca dice que es especialmente un homenaje al mercado brasileño, pero que si el público lo aclama y llega a la producción en serie, sería un modelo global, para todos los mercados. Personalmente, creo que Volkswagen se está haciendo de rogar, cuando en el fondo tienen muy claro que el Taigun verá la luz, o de lo contrario ya pueden olvidarse de este nuevo trozo del pastel que Nissan se sacó de la manga con el Juke y que promete reverdecer los laureles de todos los mercados.


El diseño tiene el claro y preciso ADN del diseño de Volkswagen en SUV’s. Walter da Silva, personaje al que no le tengo ninguna estima desde que pasó por Seat y dejó un reguero de calamidades, le ha conferido la misma personalidad que al Touareg y el Tiguan. Son todos tan mellizos como aburridos; un trazado de líneas dominado por elementos horizontales y verticales, dibujando cuadrados y rectángulos anodinos, impersonales y sosos. Si algo tiene de positivo este diseño es que ha configurado un coche de 3,86 metros de largo, y esto supone que aún es más pequeño y ratonero que el propio Juke, que pasa por un centímetro de los cuatro metros.

La otra liza

A diferencia de todos los modelos que se han mencionado, el Taigun nace sólo como un tracción delantera, y con él Volkswagen se ha volcado en otra guerra recientemente declarada: los tricilíndricos turboalimentados. Ford y PSA llevan la delantera, aunque la moda del downsizing más extremo la abrió Fiat con el Twin Air de sólo dos cilindros.


Más que el Taigun en concreto, lo que importa es la nueva evolución del TSI. Un motor de 1.0 litros, con consumo mixto de 4,7 litros a los cien y emisiones de 110 g/km. Tres cilindros con inyección directa y tecnología turbo. 110 CV únicamente asociables a una caja de cambios manual de seis marchas. Cuando lo tengamos metido dentro de un Polo o un Golf, veremos si está a la altura del EcoBoost de Ford, ya que sobre el papel los consumos y emisiones homologados son calcados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *