Los errores más comunes al aparcar el coche


Para algunos es una maniobra sumamente sencilla. Para otros, una odisea y una situación que nunca llegan a dominar del todo. Aparcar el coche parece muy fácil si haces caso a las indicaciones que te dieron en la autoescuela, pero aun así hay numerosos factores que pueden hacer que falles una y otra vez en tu intento de aparcamiento. ¿Cuáles son los errores más comunes en los que tú y todos solemos caer?

Los errores más frecuentes se dan a la hora de aparcar en línea. La mayoría de conductores reconocen más dificultad a la hora de aparcar de esta manera, mientras que muchos menos tienen dificultades aparcando en batería, salvo para colocar el coche, especialmente al aparcar marcha atrás.

Precisamente, colocar mal el coche es uno de los principales errores que cometen muchos conductores antes de aparcar. Si inicias la maniobra sin tener el coche correctamente colocado ya estás empezando mal.

Por otro lado, la primera maniobra (la que se inicia marcha atrás) es esencial a la hora de aparcar en línea. Esa primera maniobra es la que introduce el coche en el hueco que quieres ocupar y la que permite ir enderezando el coche progresivamente hasta dejarlo correctamente aparcado. Si en esta primera maniobra te quedas corto, el coche quedará demasiado separado del borde; en cambio si te pasas girando el coche es probable que te subas en algún bordillo o que no te quede recorrido para enderezar el coche.

Por supuesto, los espejos retrovisores deben estar bien colocados, no solo a la hora de aparcar, sino para conducir en general. De otra manera, no podremos calcular bien medidas, ángulos y distancias.

Otro error frecuente que cometen algunos conductores sobre todo los novatos, es no controlar bien los pedales en los aparcamientos en pendiente. El juego entre embrague/acelerador y embrague/freno es básico para evitar que el coche caiga por efecto de la pendiente en este tipo de aparcamientos (pudiendo golpear a otros vehículos o mobiliario urbano).

Ah, y aunque parezca una tontería, al aparcar, aunque no sea en pendiente, hay que dejar el freno de mano puesto.

Nervios, dudas y otros errores frecuentes


Hay problemas al aparcar que son producidos por la falta de práctica o técnica al volate, pero también hay errores que son provocados por el propio estado del conductor. Por ejemplo, ¿quién no conoce al típico amigo/amiga que se pone nervioso cuando está aparcando y hay un coche esperando detrás? Esto es un error garrafal. Cada uno tiene que tomarse su tiempo para aparcar y hacer bien las cosas. Lo importante es ir haciendo los pasos correctamente. Ponernos nerviosos sin razón no sirve de nada.

También existe otro tipo de conductor que es el conductor dudoso. Es el conductor que duda si podrá aparcar el coche en determinada plaza (por ser demasiado corta, estrecha, demasiada pendiente…). El vehículo podría ser perfectamente aparcado en esa plaza, pero este tipo de conductor dudoso terminará por abandonar sus intentos si ve que no es capaz de aparcar el vehículo a la primera. ¿Un error? Hombre, tal y como está el aparcamiento en las ciudades no es plan de buscar una plaza tamaño aeropuerto.

Por último, quiero hacer referencia a otro error frecuente que cometemos los seres humanos en muchos aspectos de la vida: el exceso de confianza. A veces nos creemos que lo tenemos todo dominado y no es así. A la hora de aparcar ocurre justamente lo mismo. Puedes creer que tienes tu vehículo totalmente dominado, que en esa plaza aparcas sin tener que usar los retrovisores, y de repente… ¡¡Crock!! Vaya, no esperaba que esa maceta de piedra estuviera ahí.

Y tú, ¿qué errores crees que sueles cometer al aparcar tu coche?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *