La seguridad del Tesla Model S en entredicho


¿Sabías que incluso un ‘hacker‘ totalmente principiante está capacitado para entrar cuando lo desee en un Tesla Model S? Así de contundente se mostró un investigador de seguridad llamado Nitesh Dhanjani en la última conferencia BlackHat 2014 de Singapur, donde puso en entredicho la escasa seguridad que ofrece el sedán de cuatro puertas diseñado por la empresa estadounidense Tesla Motors.

Entre todos los “puntos débiles” mencionados por el especialista en piratas informáticos, ha subrayado que el Tesla Model S presentado en 2012 no solo posee un software vulnerable a los ataques de cualquier programador que se precie, sino que éste incluso puede abrir o bloquear sus puertas con un simple teléfono móvil, descifrar su contraseña de seis caracteres o realizar un seguimiento al coche, sin necesidad de fuerza bruta o hurto con evidencias. Sin duda se trata de una noticia muy seria que en el seno del fabricante californiano ha sentado como un jarro de agua helada. ¿Qué harán para remediar tales acusaciones?


Cada vez son más los automóviles que se unen a la tecnología de las aplicaciones móviles para controlar algunos de sus mecanismos, como el acceso del conductor, el botón de arranque, los controles de audio o los sistemas de seguridad de todo el coche. Como todo en lo relacionado a las cuentas personales, estas apps inteligentes requieren una contraseña lo suficientemente fuerte, pero nada que se interponga a los ataques phishing (abuso informático que se comete mediante un tipo de ingeniería social) o a los llamados programas maliciosos. Y es que en un mundo lleno de avances técnicos y analógicos, la seguridad digital que ofrecen los teléfonos inalámbricos es toda una utopía a la que debemos atenernos.

Posiblemente, un problema global

Lejos de las acusaciones sobre la seguridad del Tesla Model S, existen otros modelos de coches que han presentado los mismos síntomas de desconfianza por parte de los especialistas en piratas informáticos y de los conductores en sí. Marcas como Ford o Toyota ya conocen los riesgos de integrar su Tecnología de Información (sistemas TI) a computadoras o aplicaciones móviles mediante el uso de Wi-Fi o Bluetooth. Cambiar la llave del coche por una app móvil puede no ser la mejor idea de todas después de todo, por lo que los grandes fabricantes se rascan la sien y buscan nuevas ideas o formatos de seguridad para calmar la preocupación de los consumidores. ¿Están a salvo nuestros datos en un teléfono móvil? Mucha gente cree que no. Pero entonces, ¿por qué también arriesgamos la identidad y seguridad de nuestros coches?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *