Hyundai i10 2014, la segunda generación está lista


El Hyundai i10 es un utilitario que llegó al mercado en 2007 para sustituir al Atos, que con todos mis respetos es lo más parecido a una caja de zapatos con ruedas que he visto en mi vida. El i10 es mucho más atractivo y por eso ha logrado vender 450.000 unidades en Europa desde que se empezó a fabricar, pero ya era hora de apostar por una nueva remodelación que le permite ser todavía más apetecible.

Cambios estéticos

Ya vale decir que el i10 es un coche feo. Su diseño es más moderno que nunca y las dimensiones siguen siendo reducidas: 3,66 metros de largada (8 centímetros más que su predecesor), 1,66 metros de anchura (6,5 centímetros más) y 1,5 metros de altura (4 centímetros menos).

El lenguaje de diseño empleado corresponde a la filosofía Fluidic sculpture, uno de esos nombres guays que se suelen poner las marcas para que nos quedemos con la boca abierta durante algunos segundos. En otras palabras, se asemeja más que nunca a sus familiares y eso es una gran noticia, ya que la firma surcoreana últimamente fabrica coches bonitos.


La parrilla frontal nos resulta familiar, las luces LED de marcha diurna le dan caché y el trabajo aerodinámico es cuantificable, ya que han logrado un Cx de 0,31 con el que se reduce tanto el ruido como el consumo. Está disponible en hasta 11 colores para la carrocería con diferentes acabados y las llantas son de 14 pulgadas de serie en casi todos los casos. Las excepciones son las que van asociadas al 1.25 automático y el 1.0 Blue Drive, ya que en ese caso hablamos de 15 y 13 pulgadas respectivamente.

El interior ofrece una combinación de colores que se aprecia en varias zonas, como por ejemplo el salpicadero, los asientos o la zona inferior de las puertas (hay cuatro colores a elegir). El maletero ofrece una capacidad de 252 litros (1.046 con los asientos traseros abatidos), lo que se traduce en una ganancia del 12% si lo comparamos con su antepasado.

Cambios mecánicos

Dejando a un lado los cambios efectuados en el chasis, que por cierto le permiten bajar el centro de gravedad y registrar un peso de entre 933 y 1.051 kilos en función de la versión, hay que alabar la eficiencia de las dos motorizaciones disponibles. También se habla de una versión GLP, pero por el momento no está confirmada para España.

1.0 Kappa tricilíndrico: 66 CV de potencia y 94 Nm de par motor máximo. Está disponible en versión normal, ISG (con Start&Stop) y Blue Drive. El consumo medio homologado varía entre 4,3 y 4,7 l/100 km, aunque con cambio automático se va hasta los 6 l/100 km. Puede pasar de 0 a 100 km/h en 15 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 155 km/h.

1.2 MPI: 87 CV de potencia y 120 Nm de par motor máximo. Con caja manual consume 4,9 l/100 km y con caja automática 6,2 l/100 km. Pasa de 0 a 100 km/h en 12,3 segundos y puede alcanzar una velocidad punta de 171 km/h.

Más seguridad

Hyundai no se ha olvidado de la seguridad. Por eso ofrece ABS, ESP, seis airbags, aviso de utilización del cinturón de seguridad o control de presión de neumáticos. Pequeños detalles que se agradece que estén disponibles de serie.

Precio y disponibilidad

No sabemos a qué precios se venderá este nuevo Hyundai i10. Lo que sí sabemos es que llegará a los concesionarios españoles a principios de diciembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *