Condenado a muerte un especialista del drifting árabe


Ser un artista del drifting puede ser muy peligroso, sobre todo si pones en juego la vida de muchas personas que te admiran sin tener en cuenta que un error humano es posible.

En Arabia Saudí no se la jugarán tanto a partir de ahora. Un loco de los derrapes apodado Mutannish acaba de ser condenado a muerte por matar a dos personas en una de sus exhibiciones clandestinas. Empezó a derrapar en una carretera pública sin ningún tipo de seguridad y perdió el control de su Honda Accord. Dos espectadores que estaban presenciando sus virguerías murieron en el acto al ser arrollados. Intentó darse a la fuga pero le pillaron.

A las autoridades del país no les ha temblado el pulso. Aquí en España si eres Farruquito te libras y vives como un rey en la cárcel durante poco tiempo, lo mismo que sucede con todos los que roban dinero público y demás. Sin embargo, en otros países son más serios y cortan los problemas de una forma salvaje pero efectiva.

No soy partidario del ojo por ojo y diente por diente, pero pienso que han hecho bien condenándole a morir decapitado con una espada. Seguro que otros valientes se lo pensarán más a la hora de mostrar sus habilidades en público sin permiso y sin seguridad alguna. Ya hubo un precedente años atrás, pero finalmente se redujo la condena de muerte y “sólo” fue castigado con 3.000 latigazos (1.000 por cada pasajero menor de edad que murió en un accidente que tuvo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *