BMW y Toyota planifican el futuro trabajando juntos


Toyota es la líder en la investigación sobre pilas de combustible y energías ecológicas, pero no tiene deportivos. BMW tiene deportivos pero está muy descolgada en la hibridación u otros sistemas de impulsión alternativos. Así que son dos piezas de un puzzle que encajan. En diciembre del año pasado redactaron un memorando para la cooperación entre ambas casas, y esta misma mañana ese memorando se ha ratificado y ampliado en un encuentro que han tenido Norbert Reithofer, Chairman del Consejo de Administración de BMW AG, y Akio Toyoda, presidente de Toyota Motor Corporation, en la sede central del Grupo BMW en Munich.

El acuerdo comprende cuatro ámbitos: el desarrollo conjunto de un sistema de pila de combustible, el desarrollo conjunto de la arquitectura y los componentes de un vehículo deportivo futuro, la colaboración en la electrificación de motores y la investigación conjunta de tecnologías de peso ligero. Dicho así del tirón, suena a unas increíbles ganas de compartir filantrópicamente lo que cada uno sabe. Los dirigentes han dicho que se respetan mucho mutuamente, pero en estos acuerdos siempre hay una parte que se lleva más que la otra. Quién saldrá ganando lo sabremos con el tiempo.

Todo buenas intenciones

Las declaraciones de ambos dirigentes están llenas de buenas palabras. Reithofer, en su parlamento, ha dicho: “Nuestro objetivo es fortalecer aún más nuestra posición competitiva con las futuras tecnologías sostenibles. Con este sentido, hemos firmado hoy un Memorando de Entendimiento. Toyota y el Grupo BMW comparten la misma visión estratégica de la futura movilidad sostenible individual. Juntos tenemos una gran oportunidad para seguir liderando la industria a través de esta transformación.”

Y cuando le ha llegado el turno al presidente de Toyota, no ha podido evitar ser algo más transparente: “Toyota es fuerte en el respeto al medio ambiente con la tecnología híbrida y de pila de combustible… Creo que la fuerza de BMW está en el desarrollo de coches deportivos. Estoy muy entusiasmado con los coches que pueden resultar de esta colaboración.” Sus palabras han sido más concretas y han dejado entrever un interés comercial más claro; ellos buscan diseños deportivos que les saquen de esa imagen de cierto soserío que Toyota tiene hoy por hoy.

Tras todas esta buenas intenciones, lo más concreto y palpable que vamos a ver de este acuerdo no llegará hasta el 2014, cuando BMW suministre a Toyota motores diesel de 1.6 y 2.0 litros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *