7 Concept Cars con un interior demasiado futurista


Cuando los diseñadores e ingenieros dan rienda suelta a su imaginación pueden pasar dos cosas: o bien generan un resultado innovador e impresionante, o acaban desarrollando una chapuza de locos. Son muchos los concept cars que han saltado del papel a la realidad a lo largo de la historia, todos y cada uno de ellos con un habitáculo diferente lleno de soluciones tecnológicas. No obstante, también hemos conocido prototipos cuyo interior han provocado más de una carcajada en el espectador. Por eso, hoy hemos recopilado una colección de coches cuyos elementos futuristas se han quedado en el camino.

Citroën Hypnos


El Citroën Hypnos fue presentado como Concept Car 4×4 ecológico en el Salón del Automóvil de París en 2008 y desde entonces solo se puede decir que su psicodélico interior refleja el significado de su nombre: hipnotizador y un tanto extraño. El exterior toma forma de otros modelos conceptuales de antaño como el C-Metisse o el GT, pero el habitáculo ha sido renovado con un estilo aturdido y multicolor que no tiene sentido. No sabemos si la tecnología pretende dar un paso camaleónico a la hora de depurar las líneas interiores o si al diseñador se le han derramado los colores del Photoshop durante su realización. En cuanto al motor, el Hypnos estaría dotado con una tecnología híbrida específica que cuenta un motor de 200 CV y un consumo de solo 4,5 litros a cada 100 km.

Isuzu 4200R


Si te gustan los botones y los aparatos estrafalarios, entonces el Isuzu 4200R es tu coche de los sueños. General Motors Isuzu quiso adentrarse en el nuevo milenio con demasiada prisa en los años 80, y como resultado, presentó varios modelos “futuristas” como el COA, el COA II y el Costa, pero nada como el 4200R. Fue presentado en el Salón del Automóvil de Tokio en 1989 bajo la atenta mirada de un público asombrado. No obstante, el plan muy pronto se vino abajo cuando pretendieron incorporar elementos como una pletina o una máquina de fax. Aun así, el coche era todo un alumno destacado en motorización (un bloque V8 de 350 CV y 4.2 litros) y fue todo un incomprendido al intentar mostrar un avanzado sistema de navegación por satélite.

Toyota Pod


El Toyota Pod fue presentado en el Salón de Tokio de 2001 como un concept car de líneas rectangulares y aspecto de bonachón. Es más, sus diseñadores decían de él que era un coche con sentimientos, capaz de detectar el estado de ánimo de su conductor mediante sensores cardiacos y de sudoración. Su amplio interior parece un salón Zen donde no hay volante, solo tres pantallas táctiles que nadie sabe a ciencia cierta para qué sirven.

Nissan NX-21


En los años 80, la marca japonesa Nissan miraba al futuro con esperanzas y sueños, sintiendo que las puertas de la tecnología ya estaban entreabiertas para ellos. Fue entonces cuando Nissan Design America decidió dar un paso al frente y diseñar el coche familiar del mañana. Así nació el NX-21, un coche del siglo 21 presentado en el Salón del Automóvil de Tokio en 1983 y que incluía tecnología tan puntera como una pantalla de visión trasera e instrucciones para hablar con el coche. Sin duda alguna, los productores de la serie japonesa Jiban tuvieron muy en cuenta las líneas del NX-21 para moldear el coche de su famoso robot detective.

Lancia Stratos Zero


El Lancia Stratos Zero puede competir con cualquier coche a la hora de elegir el prototipo más extraño jamás inventado por el hombre. Su diseño plano, alocado y ultra-futurista dio que hablar durante la época de los 70 y 80. Su interior era tan llamativo como su exterior; bajo su techo de cristal escondía un volante extensible y unos asientos de lo más inusuales. En su defensa hay que decir que esta “nave espacial” estaba aerodinámicamente muy adelantado a su tiempo.

Rinspeed Budii


El Rinspeed Budii está basado en el BMW i3, aunque su mirada es mucho más futurista. Que no se nos interprete mal, se trata de un coche autónomo maravilloso capaz de conectar a sus ocupantes con el mundo, como si se tratase de un smartphone rodante. Dispone de un sistema de propulsión eléctrico y en su interior destacan grandes elementos como sus numerosas pantallas, la ausencia de volante y un sistema operativo que conoce la vida de su conductor. Fue presentado en el Salón de Ginebra de 2015 con una cámara exterior TrackView V2X que se extiende hasta 70 centímetros sobre él.

Mazda MX-81 Aria


Antes de llegar el Mazda MX-03 en 1985 (cuyo interior también es radicalmente futurista) la marca japonesa presentó en 1981 el MX-81 como vehículo del mañana. Lo más llamativo de este modelo es la ausencia de cordura y equilibrio a la hora de diseñar su interior, totalmente lleno de botones y una pantalla que recuerda a aquellas películas de ciencia-ficción de los 80. El aspecto de los asientos delanteros tampoco ayudaba al concept car, que finalmente se quedó en el olvido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *