5 cosas que odias de Tráfico

guardia civil
Lo reconozco. Puede parecer algo extraño y hasta contraproducente escribir un artículo en una web de motor sobre las cosas que odiamos de la DGT y de los agentes de Tráfico. Pero, si bien es cierto que los conductores tenemos que cambiar muchos comportamientos para que las carreteras sean cada vez más seguras, también lo es que los agentes de Tráfico y las leyes que han de hacer cumplir tampoco son perfectas y que, en muchos casos, estas leyes y su aplicación práctica dejan mucho que desear.

Por ello hemos decidido hablar sobre aquello que odiamos de Tráfico o de los agentes de la Guardia Civil, esos comportamientos que, si usted ahora mismo me está leyendo, señor agente, creemos que no son los más adecuados.

Trato despectivo de agentes

Uno de los comportamientos más frecuentes de los atentes de tráfico y de los agentes del orden en general es su forma despectiva de dirigirse al conductor. Por supuesto, no queremos generalizar y esto no siempre ocurre, pero parece que muchos agentes de tráfico dan por hecha tu culpabilidad en cuanto bajas la ventanilla.

Es lógico que haya que tener un respeto a un profesional cuya labor se basa en ese principio. Lo que ya no está tan bien es que la persona que tiene esa ventaja momentánea de “status” aproveche esa coyuntura para tratar despectivamente al conductor. Frases provocativas, dobles sentidos, alusiones a la poca capacidad mental del conductor (así me sucedió a mí por no ver que un aparcamiento era ‘solo para residentes’), intimidación a personas con poco carácter…

Radares para recaudar

Si hay algo que realmente fastidia a un conductor es que aquellas medidas que, supuestamente, están puestas para mejorar la seguridad en la carretera, no sean más que una excusa más para poner multas y recaudar. Exactamente eso pasa con más del 40% de los radares españoles, precisamente que no están en tramos peligrosos ni con concentraciones de accidentes. Al contrario, su misión es básicamente recaudatoria y salvar, salvan pocas vidas.

Siempre tienen razón

guardia civil tráfico
La Guardia Civil, la Policía o Tráfico siempre tiene la razón. Ellos jamás se equivocan, jamás reconocen un error y, por supuesto, la palabra de un agente del orden va a misa, es decir, siempre se presupone que dice la verdad. Cuando todos sabemos, amigos, que sin excepción, todas las personas mienten. Además, también sabe todo el mundo que los agentes forman un grupo muy cerrado en el que se cubren entre ellos, tapan sus fallos y apoyan sus mentiras para evitar problemas. Con los agentes siempre eres culpable, a no ser que tú demuestres lo contrario.

Lentitud administrativa

La desesperante lentitud administrativa con la que proceden también es alarmante, de tal manera que no sabes si realizar un curso de recuperación de puntos porque no sabes cuándo te llegará la multa (o si te llegará) y cuándo procederán a retirar tus puntos. No hablemos ya de la lentitud (e ineficacia) de los procesos para recurrir multas.

Comportamientos poco éticos

No vamos a hablar de casos concretos y, por supuesto, estamos seguros de que la gran mayoría de agentes cumplen, mejor o peor, con su trabajo de forma ética. Pero también es cierto que no es la primera vez que vemos casos de agentes que abusan de su poder o que incluso han formado comandos con los que atemorizan a la gente. Son casos aislados pero que nos sirven para pedir que eso se termine y que, de una vez por todas, en España dejemos los amiguismos, los enchufes y los abusos de poder.

Y a vosotros, ¿qué otros comportamientos o normas de Tráfico os parecen odiosos?

Conducción, DGT,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *