100 años de Dodge a través de sus modelos más emblemáticos


El modelo “Old Betsy” de Dodge, marca fundada por los hermanos Francis y Horace Elgin Dodge en Detroit allá en 1901, cumple 100 años desde su lanzamiento en 1914. Este sencillo automóvil (usado por la Armada de EEUU para vencer a Pancho Villa) significó el pistoletazo de salida para una empresa que hoy, continúa siendo todo un icono del muscle car americano. Así, las centenarias huellas de Dodge cuentan hoy con una exitosa lista de automóviles entre los que se encuentran auténticas leyendas del motor. ¿Qué modelos son los más recordados? ¿Qué generaciones son las “inmortales” de Dodge?

Solo 3 años después de aquél lanzamiento en 1914, Dodge ya gozaba de suficiente fama mundial para lanzar múltiples y demandados modelos, desde el denominado Dodge 50 hasta el modelo Standard, por nombrar algunos. En la actualidad, la marca de Detroit es filial de Chrysler LLC (y por lo tanto, también de la italiana Fiat Spa) contando con modelos únicos y reconocidos mundialmente como el Challenger, el Charger, el Durango o la gama de todoterrenos Ram entre otros muchos.

Dodge Challenger 1970-1974


El alumno más destacado del segmento pony car americano, el Dodge Challenger, sorprendió en 1970 al mercado automovilístico mundial siendo un reflejo del Plymouth Barracuda de 1964, y todo un portento en cuanto a motorizaciones, ya que sus bloques contaban desde 145 hasta los 425 caballos del HEMI V8. El lanzamiento de este modelo coupé de dos puertas fue tan admirado que combatió en ventas (y superó en muchos aspectos) a toda una leyenda como el Ford Mustang de la época.

Casi una decena de generaciones después, Dodge ya ha presentado el modelo más potente de la saga Challenger, el denominado “SRT Hellcat” con motor V8 de 6.2 litros Superchargedde y 717 CV de potencia (sí, has leído bien). Su evolución no conoce límites.

Dodge Coronet 1970


El enorme éxito del modelo Coronet en 1967 (con más de 10.000 unidades vendidas) hizo que la marca estadounidense llenase sus despachos para comenzar con el lanzamiento de su nueva generación. Así, en los albores de 1970, el Dodge Coronet R/T (Road/Track) llegaba para remarcar una combinación de urbanismo con aires de competición muy adelantada a su tiempo. El motor Wedge, con cilindradas de 6.3912 cc y 7.210 cc, soportaba 375 CV en 650 Nm de par, siendo uno de los más potentes de la época. Su séptima (y última) generación fue en 1976, momento en el que Dodge se centró en evolucionar otros modelos como el Mónaco o el St Regis entre otros.

Dodge Charger Super Bee de 1971


Aunque modelos como el Dodge Charger R/T de 1969 (algunos lo reconocen por ser el coche de Dominic Toretto en “Fast and the Furious”) y el imponente Dodge Charger Juiced Concept de 640 CV también merezcan un hueco destacado en la historia de la marca estadounidense, nosotros nos decantamos por el modelo Charger Super Bee nacido a comienzos de los 70. Antes de su regreso en 2007 con su tercera generación, éste coche llamó la atención por ser una Edición Limitada del modelo Coronet que vimos anteriormente. Se trata de un coupé de dos puertas (y logotipos de abeja en el capó, de ahí su nombre) que competió directamente contra el Plymouth Road Runner, un modelo más exitoso que el Plymouth GTX por aquél entonces.

Dodge Ram 1981


Este modelo todoterreno detonó el principio de una saga que continúa hasta el día de hoy. La Dodge Ram llegó en 1981 con tres versiones diferentes dependiendo de su tonelaje; 150, 250 y 350. La primera generación tuvo sus más y sus menos contra competidores a priori más potentes, por lo que el modelo Ram comenzó a adquirir no solo motores diesel sino también un aspecto más distintivo en su segunda generación, armado ya con su característica parrilla y unas líneas más rectangulares, las cuales lo hacían más fuerte, llamativo y resistente.

Su motor consistía en un bloque de 3,6 litros y seis cilindros en línea que otorgaban al coche hasta 95 CV de potencia, aunque también apareció una versión con motor V8 de 5,9 litros y 175 CV.

Dodge Viper RT/10 1992-1996


Uno de los coches más vertiginosos y veloces de la marca Dodge fue el Viper RT/10 de 1992. Su primera generación no llegó con asombro y admiración (de hecho, para reducir su precio el coche carecía de muchas cosas), pero triunfó en ventas y la marca norteamericana siguió evolucionando el modelo. Así, en 1996 nacía el modelo llamado Viper GTS, armado con un impresionante motor de 450 CV que además, se inscribió en las 500 millas de Indianápolis. En los primeros seis años de producción se vendieron casi 10.000 unidades de esta joya de la corona del muscle car, todo un superventas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *