El Reino Unido prohíbe conducir con las Google Glass


Las famosas Google Glass, el gadget del que todo el mundo habla últimamente, no podrán utilizarse al volante de un coche en el Reino Unido. El Gobierno ha decidido prohibir su uso a la hora de conducir porque se considera que puede ser peligroso. Es el primer país que toma esta decisión que afecta a los intereses del gigante estadounidense, pero no se descarta que en los próximos meses puedan sumarse otros países.

¿Útiles o peligrosas?

El poder de distracción de las gafas de Google es más que evidente. Sus desarrolladores creen que puede ofrecer un sistema de infoentretenimiento ideal para los conductores, pero en el Reino Unido ya se han opuesto a que la realidad aumentada se meta dentro de un coche.

El problema no solo es que se muestra demasiada información que puede entretener al conductor. Lo que también supone una amenaza es que su pantalla es demasiado reducida, por lo que el campo de visión disminuye considerablemente.

De momento Google no ha entrado al trapo para valorar la decisión del Gobierno británico, pero si otros países se suman a la prohibición no me extrañaría que salieran a la palestra para poner el grito en el cielo. Están acostumbrados a que todo les vaya a pedir de boca y no suelen aceptar un «no» por respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *