El ministro Soria admite que las petroleras pactan precios: ha descubierto América


José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo, ha salido a la palestra para decir algo que prácticamente todo el mundo sabía: «En muchos supuestos las petroleras pactan precios». Lo malo es que hasta la fecha no han hecho nada para remediarlo y seguimos pagando una barbaridad por cada litro que introducimos en el depósito de nuestros vehículos.

La triste realidad

En España el principal problema está en el margen que se llevan las petroleras, que como os comentó Alex días atrás encarece el precio del litro descaradamente. Si el margen no fuera tan amplio estaríamos hablando de un precio bastante por debajo de la media, ya que los impuestos que gravan el combustible en nuestro país no son ni de lejos los más altos de la Unión Europea.

Existen pruebas del «crimen»

Por suerte esta semana les han pillado revisando a fondo sus cuentas. Las cuatro compañías petroleras que manejan el cotarro, las que se llevan el 85% de los ingresos, pactan precios a su antojo reuniéndose en algún yate de lujo a prueba de torpedos. Lo ha comprobado la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), que ya ha hablado de un «problema de falta de competencia».

Otra cosa que se ha demostrado es que bajan los precios el lunes y los vuelven a subir el martes. ¿Por qué? Pues porque como ya os hemos contado el lunes es el día en el que los precios se comunican a Bruselas. Es entonces cuando ponen la cara de niño bueno, pero luego vuelven a subir los precios para forrarse a nuestra costa.

Ya está bien de marear la perdiz

Dicho esto, lo que no entiendo es por qué no se ponen serios con el tema de una vez por todas. Teniendo en cuenta que el país está arruinado y necesitamos levantar cabeza cuanto antes, lo más lógico sería pararle los pies a las petroleras. Pero claro, imagino que si no se hace es porque hay demasiados sobres de por medio. Son compañías enormes con millones de euros de beneficio cada año y eso da para mucho. Y sí, pienso mal, muy mal. Y sin utilizar el famoso «presuntamente» que me tiene hasta las narices, por no decir otra cosa teniendo en cuenta que estas líneas se pueden leer en horario infantil.

Combustible,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *