Desmantelados los códigos secretos para abrir y arrancar coches de lujo del grupo VAG con un simple mando a distancia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Del diario The Guardian y de Carscoops nos llega esta controvertida noticia. Tres científicos que llevan años trabajando para diferentes compañías e identificando sus puntos débiles en materia de seguridad en pos de seguir perfeccionando sus productos, han visto prohibida la publicación de su último trabajo: el descubrimiento del algoritmo que permite obtener unos códigos que podrían permitirte entrar en un Audi, un Bentley, un Lamborghini o un Porsche y llevártelo sin tener que manipular ni forzar nada en absoluto. Todo “wireless”, con un simple mando a distancia.

Flavio Garcia es el informático, y Baris Ege y Roel Verdult son criptógrafos. Un trío de genios que pueden encontrar cualquier fisura en cualquier sistema electrónico de seguridad. Se dedican a detectarlos, a exponerlos y luego colaboran si se les solicita para enmendar los errores. En su defensa, dicen que algunos cacos muy profesionales hacen lo mismo, y que los fabricantes también conocen “las puertas traseras”. Pero los clientes no. Y los clientes tienen derecho a saber que están expuestos y que hay puntos débiles.

El algoritmo y los códigos iban a ser publicados en el simposio norteamericano de Washington, USENIX Symposium, este mes de agosto. Pero el grupo VAG les pidió que no desvelaran los códigos y presentaran un informe descafeinado. Los científicos se negaron.

Todos a juicio

El consorcio automovilístico ha mandado al frente a su ejército de abogados hasta que ha conseguido que un juez de Birmingham, donde está la universidad desde la que trabaja Flavio García, bloquee y prohiba la difusión del trabajo científico, y además, a los tres investigadores se les han impuesto medidas cautelares. VAG opina que la publicación de los resultados podría desatar una miríada de robos muy sofisticados.

Por el contrario, Garcia y toda una comunidad de especialistas en la temática saben muy bien que es una cuestión de tiempo hasta que otra persona u organización menos lícita y amiga de lo ajeno consiga lo mismo que ellos. En vez de detener el estudio, el grupo VW tendría que prestar más atención a lo que tienen que decir estas tres personas y ficharlas de inmediato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *