Consejos para conducir bajo la lluvia


En España, siete de cada diez accidentes acaecidos en zonas urbanas e interurbanas son ocasionados bajo los efectos de la lluvia. El asfalto mojado así como las condiciones climatológicas adversas, atentan contra la visibilidad del conductor y la conducción en sí. Hoy veremos una serie de consejos que te ayudarán a conducir con más seguridad bajo la incómoda lluvia.

Asegurarnos de ver y ser vistos

Seguramente, al de entrar en tu vehículo durante los días lluviosos, notarás que el vaho es un problema que puede entorpecer la conducción y aumentar el riesgo de accidente. Debes evitar que este elemento pueda molestar conectando el sistema de ventilación con el coche parado y nunca en marcha, no esperes a quitarte este problema de encima. Comprueba que las luces traseras funcionan correctamente, así como los limpiaparabrisas, la luneta trasera y los faros antiniebla.

Consejos de seguridad una vez iniciada la marcha

  • Mantener unos neumáticos en perfecto estado. El mantenimiento inadecuado de los neumáticos, sumado al desgaste de algunas carreteras españolas, es el mayor problema al que nos podemos enfrentar bajo condiciones climatológicas adversas. Hasta un 17% de los accidentes sucedidos en autovías o autopistas son provocados por el mal estado de los neumáticos.
  • Aumentar la precaución al máximo. Es algo que debemos llevar siempre a la práctica, existen varias medidas de seguridad que reducen considerablemente el riesgo de accidente bajo situaciones lluviosas.
  • Conducir más despacio y a menos revoluciones. Con lluvia intensa, los neumáticos pueden sufrir los efectos del “aquaplanning” provocando de esta forma los accidentes. Un truco que funciona es seguir la estela del resto de vehículos, puesto que es la zona más seca del pavimento.
  • Aumentar la distancia de seguridad respecto al vehículo de enfrente. Sumando el tiempo de reacción con la distancia de frenado, es aconsejable mantener una distancia segura de 50 metros (unos 3 segundos de diferencia).
  • No hacer nunca movimientos bruscos al volante, evitar los charcos y las zonas bajas de la calzada. Así mismo, tras pasar un charco es aconsejable calentar los frenos pisando muy suavemente el pedal en distintos intervalos de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *