Compra de vehículos vs renting para particulares

Seguro que te lo has llegado a plantear en alguna ocasión. El renting para particulares está en auge y no parece que las cosas vayan a cambiar demasiado en los próximos meses. Todo lo contrario. Cada vez son más personas las que se interesan por las numerosas ventajas que tiene el renting y que en muchas ocasiones hacen que sea muy recomendable optar por él. De ahí que haya tantas promociones de renting para particulares.

De ello te hablamos en este artículo, donde comparamos las ventajas que aportan tanto la compra de vehículos como el renting, estableciendo una comparativa que de bien seguro te ayudará a tener mucho más claro qué es lo que más te conviene. ¿Empezamos?

El renting es…

Para empezar, creo que conviene explicar brevemente en qué consiste el renting. Se trata, dicho de forma resumida, de una especie de alquiler a largo plazo que puede durar entre uno y diez años, si bien es cierto que lo habitual es que dicho plazo se mueva entre los dos y los cinco años.

Quien disfruta de un renting no es el propietario del vehículo, a pesar de que puede adquirirlo si lo desea cuando concluye el contrato previo pago de una cantidad previamente pactada con la parte propietaria.

Diferencias entre la compra de vehículos y el renting para particulares

La principal diferencia entre la compra de un vehículo y el renting reside en la propiedad del vehículo, ya que quien lo compra se hace con él aunque lo haya financiado, y quien lo solicita vía renting disfruta de un alquiler sin verse en la obligación de comprarlo.

Dicho esto, hay que destacar que con el renting te olvidas de una serie de gastos que difícilmente puedes esquivar si decides hacerte con un coche en propiedad, motivo por el cual es tan popular. Me refiero a gastos como los que van asociados al mantenimiento del vehículo. Todos sabemos que con el paso de los años los coches van sufriendo el desgaste de los kilómetros recorridos y eso nos lleva a pasar por el taller con asiduidad, ya sea para reparar una avería o para llevar a cabo operaciones de mantenimiento necesarias para conservar la garantía. De media, según la infografía compartida por Arval que puedes ver en este artículo, se calcula que el ahorro medio suele ser de 2.650 euros en 48 meses contando reparaciones y mantenimientos de un SUV medio en España.

Otro gasto que deja de preocuparte cuando optas por el renting es el del cambio de neumáticos, ya que normalmente este tipo de contrato incluye en la mensualidad a pagar el cambio de hasta 4 neumáticos. Esto no es así cuando eres el propietario del vehículo, ya que el cambio de esos 4 neumáticos te puede llegar a costar más de 1.000 euros, algo que evidentemente dependerá de la marca y el tamaño de los mismos.

Otra diferencia significativa entre el renting para particulares y la compra de vehículos reside en lo que puedes llegar a ingresar con una futura venta del coche. En el caso del renting simplemente tienes que entregarlo cuando finaliza el contrato, mientras que la modalidad de compra te permite recuperar parte del dinero que invertiste en su día, si bien es cierto que el valor de los coches se desploma en poco tiempo y jamás hay que pensar en una venta como una buena inversión (a menos que estemos hablando de un clásico de más de 25 años que esté especialmente valorado en el mercado, claro).

Siguiendo con las diferencias, hay que detenerse en otra que es de las que más convencen a quienes acaban decantándose por el renting. Me refiero al precio del seguro que cubre nuestro coche ante cualquier incidencia que pueda surgir en carretera. En la cuota mensual calculada para el renting ya se tiene en cuenta que hay una póliza contratada, motivo por el cual hay que despreocuparse por completo de ese gasto que tantos quebraderos de cabeza puede llegar a ocasionar. No puede decir lo mismo quien adquiere un coche, puesto que debe renovar y pagar su seguro año tras año, ya sea a todo riesgo o a terceros, teniendo en cuenta que la cuota puede ir variando todos los años.

¿Más diferencias? Las podemos encontrar en el coste de matriculación y el famoso WLTP, el nuevo ciclo de homologación de consumo y emisiones que ha hecho que los precios de venta de 2021 sean superiores a los de 2020, algo que sin lugar a dudas no está ayudando a que se vendan más coches en este primer trimestre del año. Si eliges la opción renting para particulares no pagas nada por ese concepto porque está incluido, pero si eliges la opción de comprarte un coche debes saber que por un SUV medio en España pagarás unos 1.650 euros calculados durante los 48 meses que dura un renting habitual.

Los inconvenientes del renting son que el coche no nos pertenece y solo nos lo podremos quedar si pagamos (o financiamos) el precio del coche en el momento que vence el contrato.

Con todo esto, que como ves sirve para marcar diferencias significativas con las que despejar muchas dudas que nos pueden rondar la cabeza cuando tenemos un coche en mente, es evidente que la cuota mensual a pagar por un coche puede variar considerablemente en función de la opción elegida. Según la infografía de Arval, un SUV medio te puede costar 422 euros al mes + IVA, mientras que con la compra de ese mismo SUV estarías pagando 770 euros al mes + IVA calculando todos los gastos.

Dicho esto, también hay que añadir que decantarse por una opción u otra también puede venir determinado por el uso que se le vaya a dar al coche, ya que el renting establece una serie de kilómetros incluidos de forma anual, y si se superan hay que pagar un extra para compensarlo. Además, con el renting no eres propietario del vehículo y tienes que cumplir con los años de contrato pactados asumiendo una penalización en caso de resolverlo antes de tiempo. Dicha penalización suele ser de la mitad de las cuotas pendientes, aunque en todo caso conviene tenerlo claro antes de firmar el contrato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *