Coches Made in Canadá


Canadá es mucho más que hockey sobre hielo, sirope de arce, cafeterías de Tim Hortons o la famosa Policía Montada, es un país bilingüe lleno de impresionantes paisajes naturales con una industria del automóvil un tanto desconocida. Es más, Canadá no pertenece al “top 10” de fabricantes mundiales de coches (España ocupa el noveno puesto en 2015), pero eso no quiere decir que sus vehículos no merezcan reconocimiento. Veamos cuáles son los modelos ‘made in Canadá’ más famosos de su historia automotriz.

¿Por qué Canadá no despunta en la industria automovilística?

En realidad sí lo hace, pero siempre detrás de un gran telón donde los protagonistas hablan en perfecto inglés norteamericano. Veamos, Detroit es la cuna del motor en Estados Unidos y uno de los pesos pesados de la automoción mundial, pero se trata de una ciudad emplazada justo en medio de EEUU y Canadá, países separados por el simple cauce del río Detroit (también denominado “río del estrecho”). Esto hizo que en enero de 1965 se creara el pacto APTA, un acuerdo entre Canadá y Estados Unidos Automotive Products que eliminaba los aranceles sobre la fabricación-exportación de automóviles y piezas derivadas entre ambos países, beneficiando en gran medida los fabricantes de coches estadounidenses. Así, muchas de las corporaciones con sede en Detroit se “mudaron” al país vecino, incluidas las factorías de Chrysler, Ford, General Motors y otras extranjeras como Honda y Toyota.

Pasemos a ver los mejores coches ‘made in Canadá’.

Felino CB7


El felino más rápido y escuálido de Quebec (ronda los 1.000 kg de peso) se llama CB7 y está diseñado en base a un chasis tubular “resguardado” bajo materiales como fibra de carbono. Aunque sea un modelo biplaza pensado para devorar la pista de competición, puede correr por carreteras de forma legal, al menos en países como Canadá y EEUU. El coche presenta tres tipos de motores diferentes con cuatro, seis y ocho cilindros, aunque el más llamativo es el bloque V8 de 6.2 litros y 525 CV de potencia derivado de General Motors.

Magnum MK5


El Magnum MK5 irradia tantas revoluciones como adrenalina nada más poner la vista sobre él. Se trata de un vehículo aerodinámico y de pequeñas proporciones desarrollado por la empresa canadiense Magnun Cars. Aunque este biplaza de solo 545 Kg de peso está orientado a la competición, prescinde de techo y sigue algunas de las pautas de diseño que en su día exhibieron modelos como el Ariel Atom 3.5 o el KTM X-Bow de 2011. Posee un motor de gasolina de cuatro cilindros con potencia de 253 CV que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en solo 3,2 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 240 km/h.

Pléthore LC-750


El lamborghini canadiense debutó en el Salón Internacional del Automóvil de Montreal en 2007 bajo el nombre de Pléthore LC-750, un superdeportivo que imita a vehículos como el McLaren F1 al posicionar en el centro al conductor. El chasis está fabricado en fibra de carbono dejando el peso total del coche en apenas 1.150 kg. En cuanto al motor, emplea el mismo bloque V8 de 6.2 litros y 750 CV que lleva el Chevrolet Corvette ZR1, es decir, puede superar los 412 km/h en pista abierta. Sin duda, el mejor modelo que se ha fabricado en Canadá durante los últimos años.

Bricklin SV-1


Una joya de la ingeniería tan hermosa como adelantada a sus tiempos, con un estilo al 50% entre deportivo italiano y muscle car americano, aunque hay quienes puedan notar ciertos matices japoneses. El Bricklin SV-1 (de las siglas “Safety Vehicle”) fue presentado allá por 1974 como primer modelo (y último) de la compañía del empresario canadiense Malcolm Bricklin. Montaba un motor V8 de 5.8 litros de AMC y posteriormente cedido por Ford que lo llevaba hasta los 179 km/h. En cuanto a aceleración, conseguía pasar de 0 a 100 km/h en casi 10 segundos exactos. Como elementos principales tenía unas bonitas puertas tipo “alas de gaviota” además de contar con elementos de seguridad tales como jaula anti-vuelcos y parachoques deformables.

Zenn Electric Car


El coche eléctrico Zenn (De las siglas: Zero Emission No Noise) fue fabricado por la compañía canadiense Zenn Motor Company, que hasta el momento es la única empresa del país en diseñar automóviles enchufables. Cuenta con 6 baterías de níquel con 7 CV de potencia en total que pueden ser recargadas en casa en tan solo 5 horas, aunque estas no superan autónomamente los 40 km/h en el asfalto. No obstante, permite una autonomía de 44 millas (70 kms) con una sola carga, ideal para ciudad.

¿Te ha gustado? ¿Quieres conocer 7 coches ‘made in África’?

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *