Trucos para no dormirse conduciendo


Son muchos los conductores que aseguran haber sentido sueño al volante de su coche. Hasta un 70% de las personas admiten además que han conducido sin acompañantes con 6 o menos horas de descanso. Tan importante es reconocer la somnolencia como saber combatir sus efectos, por eso hoy vamos a darte ocho trucos y consejos que te ayudarán a alcanzar el destino deseado y mejorar tus costumbres de conducción.

1.- Suficientes horas de descanso. Si estás a punto de realizar un viaje demasiado largo sin acompañantes u otros conductores, es indispensable dormir entre 6 a 8 horas por lo menos para llevar una conducción eficiente y unos reflejos más agudizados.

2.- Comidas ligeras, nada demasiado pesado. Las comidas con mucha grasa (como embutidos y derivados cárnicos, mantequilla, quesos o frutos secos) pueden crear una digestión pesada y apresurar la llegada del sueño. Lo más recomendable es tomar un desayuno completo, siendo la comida más abundante de la jornada (y como remedio ante la hipoglucemia), y después alimentarse a modo de tentempié o de raciones pequeñas sin nada de alcohol en alguna parada del viaje. El café y las bebidas energéticas pueden ayudarnos a estar despiertos, pero no a todo el mundo le afectan dela misma forma e incluso, para algunas personas, pueden ser perjudiciales.


3.- Saber actuar contra el calor. El sueño no llega solamente por sentirnos cómodos en una posición adecuada, sino que el sol también ejerce una influencia neurológica directa que “recalienta” nuestra temperatura mediante la acumulación de prostaglandinas D2, aumentando la sensación de cansancio. Para evitar sentirse fatigados por culpa del sol, usa el aire acondicionado, ventiladores de coche y sobre todo hacer caso al siguiente paso.

4.- La importancia de hidratarse bien. La deshidratación debida a la climatización o la mala transpiración de la piel puede generar somnolencia y dolores musculares en recorridos largos. No dudes en llevar siempre una botella de agua en el coche.

5.- Reconocer el sueño. Si comienzas a bostezar demasiado, a no prestar demasiada atención a lo que te rodea, si notas pesadez en los párpados y además comienzas a conducir solo con una mano, entonces no te mientas, tienes sueño y es momento de hacer una parada.


6.- Parar cada dos horas de conducción. La fatiga y la inmovilidad de los músculos suelen generar calambres, dolores de cuello así como de hombros, y cómo no también produce sueño. Estira las piernas al menos durante 15 minutos cada dos horas o 200 kilómetros.

7.- Consultar los medicamentos al volante. Aproximadamente, el 25% de todos los tratamientos a la venta en farmacias pueden comportar efectos adversos para la conducción. Si te estás medicando sufres algunas alergias, sé consciente de esto e infórmate antes de emprender un viaje largo.

8.- La importancia de distraerse. Si ya has cargado unos cuantos kilómetros a tus espaldas y comienzas a pensar que el viaje es sumamente aburrido, no es buena idea escuchar a Mozart, Beethoven o una de esas emisoras con tertulias que no van a ningún lado. Anímate con la música que más te guste, canta si quieres y disfruta del trayecto con energía y actitud positiva. O también puedes pedir que te den conversación en el coche, incluso parar a dar un paseo y distraerse un poco.

Recuerda que la somnolencia al volante es, junto con el alcohol, una de las principales causas de accidentes en nuestro país. Y lo peor de todo es que sus efectos al volante son fácilmente evitables. Sé responsable y no conduzcas con sueño. No creas que puedes seguir conduciendo unos kilómetros más. Está en juego tu vida y la de aquellos que viajan contigo.

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *