¿Qué pasa con el coche cuando se recicla?


Al igual que sucede con las personas, los coches también se jubilan a una determinada edad. Pero, ¿qué pasa después? Sus materiales se desgastan, llenan almacenes y plantas de reciclaje y sus restos acaban siendo pasto del desguace. Sin embargo, determinadas empresas CAT (Centros autorizados de tratamiento de vehículos) consiguen que sus antiguas piezas se aprovechen para fabricar plásticos moldeables, alquitrán de asfalto, césped artificial, aislante, juguetes, cazuelas y hasta chanclas de playa. Si alguna vez te has preguntado qué le sucede a un coche después de ser retirado, aquí resolvemos todas tus dudas.

Descontaminación y despiece del vehículo

Unos 700.000 vehículos se dan de baja cada año en España, aunque solo se desechan un 12%. El resto de unidades, se usan para ser despiezados y llevados a plantas de reciclaje. La inutilidad del coche, unida a un amplio desgaste tanto del motor como de sus elementos, hacen que se haga indispensable una exhaustiva descontaminación. Aquellos instrumentos y elementos más demandados, como por ejemplo cajas de cambio, retrovisores, asientos, cuadros de mando o consolas interiores son almacenados y puestos a la venta.

También se separan aquellos materiales útiles como el hierro, el aluminio, el cobre, así como componentes plásticos o de vidrio, que son reciclados con el fin de concederles un nuevo uso; un ejemplo de ello son las lunas del coche, que se trituran para ser utilizadas como lijas. Finalmente, se traslada al vertedero todo aquello que no tiene ningún valor: espumas textiles, plásticos ligeros…

En el CAT también se extraen elementos líquidos como el combustible, aceites del motor, lubricantes de la caja de cambios, líquido refrigerante y de frenos, etc. Además, se obtienen algunos sólidos como la batería, catalizador, airbags, componentes eléctricos o filtros del coche.

¿Qué se puede fabricar con neumáticos viejos?


Ya sea porque las hendiduras de la banda de rodadura lleguen a 1,6 milímetros, o a causa de algún pinchazo, los neumáticos son uno de los elementos del coche que más se cambian. La vida media de cualquier neumático es de 40.000 kilómetros o 5 años, por lo que sólo en España, se venden cada año unos 13 millones de neumáticos de turismos, todoterrenos y vehículos comerciales, con ganancias que llegan a los 600 millones de euros. ¿Qué pasa con todo el caucho desechado? Estos pueden transformarse en muchas cosas. Un 12% se reutilizan para el recauchutado, es decir; se cambia la banda gastada por una nueva y devuelven la vida al neumático. El resto, se trituran para separar sus principales componentes: caucho, acero y materiales textiles. Con la goma fundida y tratada se puede fabricar pavimento, hierba artificial, goma para suelos de parques infantiles, chanclas, macetas e incluso columpios.

En torno a un 40% de los neumáticos, enteros o triturados, se utilizan además como combustible, sobre todo en la industria siderúrgica o cementera.

Plásticos del coche


Los plásticos de un coche que no acaban en la planta de incineración, como el salpicadero, bandejas, manillas, reposabrazos o revestimientos interiores, acaban siendo enviados a empresas especializadas en este tipo de reciclajes. En España, un 2% de los plásticos que se reciclan anualmente provienen de vehículos a motor.

Metales del coche

Todos hemos visto, quizás en alguna película o documental, cómo son esas máquinas que transforman un coche en pequeños cubos de metal prensado. Al igual que sucede con algunos segmentos del motor, el aluminio y el cobre de un coche se separan y se usan como materia prima en la industria siderúrgica, automovilística o ferroviaria.

Uno de los elementos más valorados a la hora de desmontar un coche es recuperar el catalizador. Este contiene en su interior algunos metales preciosos tan caros y demandados como el platino, el paladio o el rodio.

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *