Los primeros accidentes de coche de la historia


Los percances en el mundo de la locomoción ya existían en la época de los romanos, donde las bigas y cuadrigas sufrían múltiples choques en batallas o en la arena del Coliseo. No obstante, desde la invención del automóvil a combustión en 1885, los accidentes al volante se multiplicaron cada año a raíz de la fulminante extensión del sector. Pero, ¿cuáles fueron las causas de los primeros accientes documentadas en aquellos tiempos? ¿Quiénes fueron los primeros afectados en accidentes de tráfico?

Un viaje al pasado

Antes de nada, debemos entender que en aquella época la velocidad máxima que alcanzaba un automóvil era de 20 km/h, la gasolina era escasa y únicamente se vendía en farmacias, y que la primera gasolinera no llegó hasta 1907 bajo el nombre de la compañía Standard Oil de California. Debido a estos datos, ver un vehículo siniestrado o con daños graves era muy complicado, más todavía porque sus primeras unidades estaban destinadas a la alta sociedad.


1. La primera víctima registrada a bordo de un automóvil fue la científica anglo-irlandesa Mary Ward. Murió un 31 de agosto de 1869 después de caer bajo las ruedas del coche en una curva pronunciada, en compañía de su marido y el hijo de unos amigos.


2. El abogado y político republicano Boies Penrose, no solo ha pasado a la historia por su trabajo como senador de Pensilvania en Washington, sino que además, en 1920 pudo ser el primer conductor de la historia en romper una farola con parachoques.


3. En 1924, un Nash 625 modelo sedán de Henry A.Thayer (jefe de Suministros de Veteranos de Estados Unidos), cayó 75 metros de altura desde el puente de la avenida Connecticut Klingle de Whashington. Iba acompañado de su hija y ambos murieron en el acto.


4. A comienzos de los años 20, McLennan viajaba con dos amigos en su automóvil hasta que, en un determinado momento, éste cayó por una cañada y se desplomó en el río. Aunque los investigadores declararon que su asiento olía a alcohol, McLennan aseguró que solo había tomado “una copa de vino”, por lo que no fue declarado culpable de homicidio por la muerte de sus acompañantes. Unos pocos años después, sufrió un choque frontal que le costó la vida, y de nuevo se detectaron rastros de alcohol en su asiento.


5. La imagen, que data del año 1924, habla por sí misma. Raymond Mays comprobaba la velocidad de su Bugatti T13 Brescia en Caerphilly Mountain Hill (sur de Gales) hasta que perdió parte del freno y una rueda. Hoy, este recorrido sirve como etapa ciclista del tour de Gran Bretaña.


6. En 1925, los rotativos franceses amanecieron informando del aparatoso accidente de un Ford T en el puente d´Arcole de París. Como demuestra la imagen, todos quisieron presenciar este inusual suceso.


7. En 1924, la calle londinense de Finchley Road presenció el primer accidente múltiple conocido en la historia, los tres coches se vieron implicados en el accidente.


8. La historia de este coche rescatado del fondo de las aguas que bañan el muelle de Bristol (Reino Unido) en 1935, está a la altura de las mejores historias de detectives. Las autoridades sospecharon por entonces que podía pertenecer a Edward Peabody, desaparecido dos años antes.


9. El conductor de este Pullman de 1950 no volverá a estacionar jamás delante de una máquina que está descargando vagones en las vías, sucedió en Memphis (Tennesee) y por suerte, no hubo que lamentar daños personales.


10. Así quedó este Beetle de 1954 después de chocar con un árbol en plena noche. En él viajaban dos personas, un empresario dedicado a la elaboración de muebles que murió en el acto, y su novia, que salió milagrosamente con vida.


11. Allá en las primeras décadas del siglo XX, los neumáticos no estaban pensados para conducir en unas malas condiciones climatológicas, menos aun cuando se trataba de nieve, donde era prácticamente imposible la conducción. Aunque los coches estaban equipados con dos ruedas de repuesto, en invierno había que tener cuidado. En la imagen podemos ver el coche siniestrado de DWJ Davis en 1920.

Accidentes, Curiosidades, Historia,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *