Los mejores coches 100% españoles (I)


España es más que baile flamenco, toros de Osborne en la loma de las colinas y siestas después de una paella valenciana. La industria automovilística también cuenta con una amplia historia en nuestro país.

La memoria nos cuenta que un 18 de abril de 1953, el Renault 4/4 se adjudicó el título de primer vehículo “made in Spain”, saliendo de Valladolid con un coste de 68.000 pesetas. No obstante, y solo siete meses después, fue SEAT quien lanzaría en Zona Franca de Barcelona el primer utilitario 100% nacional. Existió un tiempo donde el asfalto español inhalaba el brillo y auge de los deportivos con ADN patrio y una mirada esperanzadora al mañana. Por eso, hoy hemos reunido en una lista los mejores coches nacidos en España, tanto del presente como del pasado.

Pegaso Z102 (1951-1957)


El Pegaso Z102 es uno de los coches más bonitos con denominación española. Se expuso en el Salón de París de 1946, un momento donde la débil España de la postguerra mantenía un puñado de cimientos industriales con una motorización que consistía primordialmente en sofocar las necesidades del transporte público y de mercancías. En total, se llegaron a construir 84 unidades de este modelo coupé de dos puertas con motor delantero V8 de 142 caballos, con un coste de 500.000 pesetas de la época.

Clúa 500 (1955-1962)


El Clúa fue presentado en la Feria de Muestras de Barcelona en 1957 como un elegante y vanguardista microcoche estilo coupé 100% español, fabricado bajo la experiencia mecánica de la empresa catalana Construcciones Metálicas Clúa. Aunque en sus primeros planos montaba un motor de dos cilindros de 247 cc, finalmente fue dotado de un bloque con 350 y 400 cc, arranque eléctrico, tracción trasera y cambio de 4 velocidades (más la marcha atrás), todo ello por nada menos que 64.000 pesetas de aquella. En 1962, la empresa se declaró en quiebra cuando apenas alcanzaron las 100 unidades producidas.

Artés Campeador (1967)


La historia del Cid, basado en un Ford GT40, acompaña a un prototipo que nació de la mente del diseñador José Artés de Arcos, impulsor también del modelo ‘Guepardo’ de Fórmula IV en 1966 o del anfibio con seis ruedas ‘Gato Montés’ en 1971. Con una imagen competitiva y aerodinámica, el Campeador montó diferentes motores desde su debut en el Salón de Barcelona 1969, tanto de Abarth, de Cosworth así como un bloque Renault 8 Gordini de cuatro cilindros y 110 CV de potencia. El sueño de lanzar al mundo este impresionante modelo se desvaneció cuando un incendio acabó con los talleres Zipo de Barcelona.

Spania GTA Spano (2008-presente)


Muchos denominan al GTA Spano como “el Ferrari español”, pues tiene un motor V10 8.3 sobrealimentado de 8.300 cc y 800 CV que lo lleva a 350 km/h con una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 2,9 segundos. Con tales números, es el vehículo más potente jamás hecho en España. Cada una de las 99 unidades que se han puesto a la venta rondarán un precio de 800.000 euros

Uro Vamtac S3


Cuando el Uro Vamtac enseña los dientes, los Hummer huyen. El Vamtac S3 es un vehículo gallego polivalente táctico hecho por la compañía Urovesa. Aunque hoy cuenta con múltiples mejoras, este peso pesado de los 4×4 llegó en 1998, siendo ligeramente más ancho y alto que un Hummer y con mayores capacidades tecnológicas. Cuenta con una versión de calle y un lote de 772 unidades “dopadas” para el Ejército español que mete miedo allá donde pisa.

Es más, este modelo fue sometido durante 6 meses a las condiciones más extremas: temperaturas desde -20ºC a 50ºC, llevado al límite en terrenos de la alta montaña de Jaca, en la zona desértica de Álvarez de Sotomayor (Almería) y en las playas del Polígono del Retín (Cádiz), incluyendo pruebas de lanzamiento desde un avión Hércules C-130 y de transporte en helicópteros CH-47 Chinook. No hay quién pueda con él, es el ‘Hércules’ motorizado más fuerte de España y muy probablemente, del mundo.

Tauro V8 Spider


¿Toro sin capote, o Tauro descapotable? Aunque este impresionante y esbelto roadster siguiese las sugerentes líneas de un Pontiac Solstice, y hasta esconda un motor V8 de 440 o 530 CV de origen GM, tiene sangre caliente 100% española en su fabricación a orillas del Pisuerga. El Tauro V8 Spider nació del entusiasmo de un grupo de empresarios españoles que en 2010, se unieron a un fabricante británico de coches de competición. Solamente se fabricaron 30 unidades a un precio de unos 100.000 euros cada una.

Tramontana (2005)


La versión más extrema del automovilismo castizo, basó su diseño en los monoplazas de Fórmula 1 bajo la experiencia de la marca Avanced Desing Tramontana, en Gerona. El Tramontana XTR es un superdeportivo de aspecto totalmente radical que despliega nada menos que 888 CV en su motor V12 de 5.5 litros biturbo de origen Mercedes. Esto consigue que el coche (con chasis de aluminio, fibra de carbono y solo 950 Kg de peso total) pueda acelerar de 0 a 100 km/h en solo 3,7 segundos. Cada una de las 12 unidades que se fabricaron cuesta unos 610.000 euros

Automoción, Curiosidades, Historia,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *