Consejos para ver y ser vistos en la carretera


Para una visibilidad adecuada y una conducción segura en nuestros viajes es necesario seguir dos consejos esenciales que la DGT siempre ha recomendado: ver y ser vistos. Hoy te damos los mejores consejos de seguridad vial para mejorar tu percepción de la carretera mientras conduces y, a la vez, ser más visible para el resto de conductores. La seguridad de todos no es ningún juego.

Los accidentes más peligrosos son a la vez los más inesperados, por lo que tendremos que comenzar por el buen mantenimiento de elementos tan básicos como el parabrisas, la luna trasera, los retrovisores, el limpiaparabrisas y como no, el alumbrado de largo y corto alcance así como las luces antiniebla (en caso de tenerlas).

Consejos para ver

– El estado de las escobillas del limpiaparabrisas son esenciales para garantizar a buena visibilidad, éstas pueden desgastarse con el tiempo y no cumplir con su función, por lo que debemos cuidarlas limpiando con limpiacristales el polvo y la suciedad acumulada.

– Rellena el líquido limpiaparabrisas con regularidad, limpia los cristales de los faros (sobre todo en verano) y revisa periódicamente el correcto funcionamiento de todas las luces, cruce, carretera, posición, antiniebla, de freno, intermitentes y de marcha atrás. Estos son los elementos que no solo permiten ver, sino que convergen con el aspecto “ser vistos”.


– En horas de salida o puesta del sol, es muy recomendable llevar siempre gafas de sol a mano para evitar posibles deslumbramientos.

– Algo que no solemos hacer o que nos damos cuenta una vez iniciada la marcha, son los objetos que pueden entorpecer la visibilidad en la luna trasera del coche. Solemos adornar la bandeja que esconde el maletero como toda clase de objetos como peluches, bolsas de la compra, cojines etc… así como subir demasiado los reposacabezas. Este tipo de cosas son peligrosas y debemos asegurarnos de rectificarlas antes de iniciar cualquier viaje.

Consejos para ser vistos

– El verdadero alumbrado de la noche son nuestros ojos. Actualmente y sobre todo durante el invierno, la oscuridad que provoca la lluvia hace que tengamos que circular con las luces cortas durante el día. Esto es una práctica a la que debemos acostumbrarnos hasta que lleguen mejores climas.

– Debemos señalizar absolutamente todas las maniobras que realicemos con los intermitentes, ya sea en rotondas (donde muchos olvidan usarlo) o en cruces urbanos, comarcales y autopistas.

– No olvides “parpadear” un par de veces usando las luces largas antes de llegar a tramos extremadamente cerrados (de montaña) siempre y cuando ningún coche haya aparecido delante para no deslumbrarlo.

– Mantén todas las luces de tu coche en perfecto estado y evita, por ejemplo, que puedan confundir tu coche con una moto al tener un faro fundido.

Carreteras, Conducción,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *