Cómo reparar un fusible del coche


Los fusibles son imprescindible son cualquier circuito eléctrico porque sirven de protección en caso de sobrecargar. Si se rompen será necesario cambiarlos. No obstante, en el mercado vas a encontrar muchos tipos de fusibles para el automóvil y por lo general son económicos, pero cuando vayas a comprarlos no te los venderán individualmente sino en un set de varias unidades. Toma nota de los pasos que tienes que seguir como alternativa económica del recambio.

Primero debes averiguar qué fusible se quemó, para ello tienes que localizar qué elemento no funciona, tener el manual a mano te ayudará a detectarlo. Luego deberás observar la caja de fusibles y revisar uno por uno hasta detectar cuál está dañado. Lo descubrirás fácilmente porque tiene un corte en el filamento que une sus dos extremos: cuando hay una sobrecarga de corriente, se funde y deja de hacer contacto, por eso debe cambiarse.

Luego, extrae el fusible dañado con mucho cuidado y paciencia. Si no tienes el repuesto correcto o es imposible encontrar uno, será mejor que repares el original. Para ello, corta con un cúter la parte del plástico en la parte superior para tener más espacio. Une nuevamente con la pinza los extremos cortados con mucho cuidado de no dañar el fusible. Entonces, busca la manera de que no se deshaga el contacto físico (aprisiónalos con la pinza).

Si ves que no se sostienen unidos, puedes reforzar la unión con una soldadura. Si tienes disponible un soldador electrónico y un poco de estaño, suéldala el mínimo indispensable. Con la pinza, vuelve a colocar el fusible en su posición original. Finalmente, prueba el circuito o elemento asociado al fusible para verificar si el problema persiste y si el fusible soporta la resistencia. En caso contrario, no tendrás más remedio que cambiarlo.

Accesorios,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *