Así es el volante del Porsche 919 Hybrid

volante Porsche 919 Hybrid
El Porsche 919 Hybrid es un coche de competición que se deja ver en la categoría LMP1 del Campeonato del Mundo de Resistencia. Para controlarlo no se utiliza un volante cualquiera, puesto que la firma alemana ha preparado una especie de ordenador compuesto por hasta 24 botones e interruptores que hay que saber utilizar. Evidentemente, también hay seis levas en la parte trasera.

Está fabricado con carbono, pero la parte que se sujeta está recubierta con una goma para que el piloto no se le resbale de las manos. El sistema de dirección asistida que incorpora te permite girar con una facilidad pasmosa, incluso en curvas cerradas. Con las levas centrales se cambian las marchas (con la derecha se suben y con la izquierda se reduce), mientras que las levas inferiores actúan sobre el embrague.

Rectangular y plano para ocupar menos

No es un volante al uso por todo lo que acabo de comentar, pero tampoco lo es por su forma. No es redondo, sino rectangular y completamente chafado. Es así porque el cambio de piloto debe realizarse en el mínimo tiempo posible durante una prueba de resistencia, así que el objetivo es ahorrar espacio para que hombres tan altos como Mark Webber puedan salir y entrar en un abrir y cerrar de ojos.

Mucha información

volante Porsche 919 Hybrid 6
En el centro del volante hay una pantalla. En ella se muestra información como la velocidad, la marcha que está puesta, la gestión del motor con la que se está rodando o el estado de la carga de la batería de iones de litio. Además, existe una rueda que los pilotos pueden controlar para medir la intensidad lumínica con la que se muestra la información en la pantalla, algo indispensable cuando se hace de noche. El piloto también puede seleccionar la información que quiere ver y hasta puede subir o bajar el volumen de de la radio que comunica con el pit. Y por último, hay una cuarta rueda giratoria con la que se regula la velocidad de funcionamiento de los limpiaparabrisas.

Continuamos con más botones. Hay uno que activa el sistema de bebida, muy importante para que el piloto no se deshidrate. Otro sirve para demandar potencia eléctrica de la batería (una especie de “boost”) y hasta puedes gestionar el ajuste del control de tracción de los ejes delantero y trasero. Y evidentemente, también está el botón que actúa como control de crucero para que accedan al pit lane con la velocidad limitada.

Para acabar, decir que los botones no se han colocado al azar. Los ingenieros han escuchado a los pilotos, que al final son los que los utilizan. Sus colores fluorescentes hacen que sea más fácil distinguirlos en la oscuridad.

Curiosidades, Porsche,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *