Ventajas y desventajas de un coche de renting

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

conductor
El renting, al que no hay que confundir con el leasing, es un contrato de alquiler que está muy de moda en el mundo empresarial desde hace años, aunque cualquier particular puede acogerse a dicha modalidad si lo desea. Las ventajas fiscales que presenta hace que muchas compañías y autónomos se acojan al renting por ser un gasto que podemos restar a los ingresos a la hora de calcular el beneficio del ejercicio sobre el que se aplica el impuesto de turno.

Para que tengas más claro si te conviene o no acceder al renting a la hora de renovar tu vehículo, te hablamos de las ventajas y las desventajas que presenta. Toma nota porque esto te puede interesar dependiendo del uso que le vayas a dar al coche.

Ventajas

No vas a pagar ni un solo euro por las reparaciones que requiera el coche durante el plazo acordado. Y no solo eso, sino que su mantenimiento estará siempre al día. No pagarás nada por las revisiones periódicas y tampoco tendrás que preocuparte por el cambio de neumáticos, que podrán ser sustituidos sin coste alguno siempre y cuando entre en los plazos que hayas acordado con la empresa propietaria.

El seguro tampoco es una preocupación. Va incluido en lo que pagas cada mes en concepto de renting. La financiera o la compañía de renting se encargará de gestionarlo todo.

comprando un coche
Esta modalidad tiene más ventajas, como por ejemplo el hecho de beneficiarte de un tiempo de espera inferior a la hora de pasar una revisión. También es probable que puedas pedir cita previa, tarjetas de combustible a precios accesibles o asistencia en carretera las 24 horas del día.

Estrenarás siempre el coche y tendrás tres posibilidades cuando termine el contrato: quedártelo, cambiarlo o devolverlo. Si eliges quedártelo, la compañía te lo venderá calculando el valor que tiene en ese momento, mientras que la opción de cambiarlo implica la firma de un nuevo contrato con un coche a estrenar y condiciones que pueden cambiar.

Lo mejor de estrenar coche es que aprovechas lo último en materia de tecnología, conectividad y seguridad. Además, suelen ser vehículos que vienen muy equipados, aunque todo dependerá de lo que estés buscando o de lo que esté dispuesto a pagar la empresa para la que trabajas. Hay flotas de compañías multinacionales que ponen a disposición de sus trabajadores cientos de coches de renting, pero para ahorrar costes se decantan por el acabado más sencillo.

Infiniti
Dejando a un lado a los particulares, el hecho de renovar tu coche cada poco tiempo es positivo para la imagen de la empresa. No queda muy bien presentarse a una reunión conduciendo un coche con 15 años de antigüedad.

Para terminar, otra ventaja a destacar es el hecho de poder contar con un coche de sustitución. Si has tenido un accidente o has sufrido una avería, te proporcionarán otro mientras el tuyo siga en el taller.

Desventajas

Desde el primer día tendrás claro que ese coche que huele a nuevo no te va a acompañar durante más de cinco años, que es lo que suelen durar los contratos de renting. Eso significa que no deberías enamorarte de él a menos que estés dispuesto a comprarlo cuando finalice el plazo acordado, lo cual suele ser una posibilidad que no sale a cuenta. Este tipo de contrato está pensados para que devuelvas o cambies el coche.

No puedes cancelar el contrato de la noche a la mañana sin coste alguno a menos que lo hayas especificado en alguna cláusula. Lo normal es que te veas obligado a pagar una indemnización por cancelación anticipada (suele ser del 50% de las cuotas restantes), así que en ese sentido no tienes mucha flexibilidad. Puede que necesites un vehículo de renting al empezar un negocio, pero si cierras la empresa al poco tiempo y tienes contrato en vigor tendrás que pasar por caja para desprenderte de él. Eso hay que tenerlo muy claro.

entregando unas llaves
Ni se te ocurra modificar cosas del coche sin pedir permiso a la financiera o a la compañía de renting con la que has llegado a un acuerdo. Con eso me refiero a cambiar el equipo de sonido, colocar un alerón y otro tipo de modificaciones que requieren su autorización. Además, como es lógico, los costes de esos cambios irán a tu cargo si te los aprueban.

Si tu coche se estropea, no podrás ir al taller Manolo de toda la vida. Te obligan a pasar por uno de los talleres concertados con los que trabajan para evitar la picaresca y reducir costes al máximo. También lo puedes llevar a los talleres oficiales.

Hay que tener cuidado con el tema del kilometraje. Normalmente se acuerda el número de kilómetros que podrás hacer a lo largo del año. Si lo sobrepasas te tocará pagar una penalización.

Determinadas marcas y modelos no están disponibles. Debes elegir de entre los que ofrece la financiera o la compañía de renting de turno. En ese sentido no tienes libertad total y debes comparar entre un abanico más pequeño dentro de cada segmento.

BMW
Para tener el visto bueno de la compañía deberás abonar dos mensualidades en concepto de fianza que recuperarás si todo está en orden cuando el contrato expire. Quieren asegurarse de que no vas a hacer el indio con el coche por eso de que los gastos no corren de tu parte.

Por último, y esto ya viene en las condiciones legales, debes tener muy claro que el incumplimiento del contrato puede acarrear sanciones y denuncias. Si se da el caso de que no pagas tus cuotas no tardarán en reclamarte el pago, la devolución del vehículo y el pago de penalizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *