Volkswagen XL Sport, aerodinámica en estado puro

Volkswagen XL Sport
Volkswagen no ha querido que el XL1 se quedara sin hermano. El eficiente modelo de la firma alemana, del que se anunciaron 250 unidades fabricadas de forma artesanal, tendrá una versión más radical que ha sido presentada en el Salón del Automóvil de París. Se trata del XL Sport, un deportivo que no cuenta con un sistema híbrido de propulsión como el XL1, sino que se mueve gracias a un motor bicilíndrico gasolina de 200 CV que también proviene de la Ducati 1199 Superleggera.

Gracias a él, y a un peso de tan solo 890 kilos, puede acelerar de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos y alcanzar los 270 km/h. Son cifras asombrosas teniendo en cuenta que otros coches de similar potencia apenas alcanzan los 230 km/h y completan el 0 a 100 km/h empleando un segundo más.

Retoques mecánicos, aerodinámicos y estructurales

La explicación está en los ligeros cambios que ha sufrido el motor para poder dar la talla embutido en la carrocería de un coche. Su par motor máximo original de 134 Nm se antojaba insuficiente, así que lo han estirado hasta los 249 Nm, que suele ser un valor típico de vehículos que montan motores gasolina de cuatro cilindros y 2.5 litros de cilindrada.

Volkswagen XL Sport 2
Eso por un lado, pero por otro lado hay que hablar de la aerodinámica y el peso. Empezando por lo primero, hay que decir que el coeficiente de resistencia (Cx) es de solo 0,258, una cifra que le acerca a los coches más aerodinámicos del mundo. Sin ir más lejos, el Volkswagen XL1 lidera esa clasificación con su 0,19 Cx. ¿Cómo lo consigue? Empleando entradas de aire en los extremos exteriores de los faros, bajos carenados, conductos sobre el capó, un alerón extensible en la zaga y unas láminas que se abren o se cierran en función de la refrigeración que necesita el motor.

Lo segundo tiene que ver con los materiales empleados para su diseño, los mismos que le han permitido pasar por la báscula registrando una cifra envidiable. La carrocería y el chasis monocasco están fabricados con fibra de carbono, algo que se traduce en un ahorro de peso del 20%. Los subchasis de la suspensión son de acero y las puertas son de plástico y se abren moviéndolas hacia arriba, delante y afuera. Y otro punto no menos interesante tiene que ver con las llantas, que son de magnesio en vez de aluminio para que pese 23,9 kilos menos.

Volkswagen XL Sport 11

Más grande que el XL1

A primera vista es muy parecido al XL1, pero sus dimensiones no coinciden en absoluto. El XL Sport mide 4.291 mm de largo (402 mm más), 1.847 mm de ancho (183 mm más) y 1.152 mm de alto (1 mm menos). El maletero es de lo menos generoso que se puede encontrar en el mercado, ya que solo ofrece 107 litros de capacidad. De todas formas, quien se puede comprar un coche como este, del que por cierto solo se van a fabricar 500 unidades, ya tiene uno o más coches con un maletero cuatro o cinco veces más grande.

Termino comentando que la suspensión es independiente a las cuatro ruedas, los frenos contienen discos carbocerámicos y los neumáticos son de 205/40 R18 delante y 265/35 R18 detrás. ¿Su precio? Quién sabe. El XL1 cuesta 110.000 euros, así que por ahí podrían ir los tiros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *