Ver y conducir

visibilidad en el coche
Puede que haya escogido un título demasiado escueto para el artículo, pero más escueta es aún la explicación de por qué hemos de disponer de una visión correcta, en todos los sentidos, para poder realizar una conducción eficiente.

Y es que la vista es el sentido que nos guía en más aspectos de nuestra vida. No quitemos méritos a los otros 4 sentidos, pero si en tu coche no tienes una visión correcta, aumentan exponencialmente tus posibilidades de tener un accidente. Siento ser tan drástico.

¿Problemas de visión?

Hay gente a la que no le gusta reconocer que está perdiendo visión y siguen conduciendo o leyendo a duras penas por no acudir a un oftalmólogo. La visión borrosa, el no calcular las distancias, la pérdida de visión lateral… son problemas que debes erradicar acudiendo a profesionales si quieres seguir conduciendo con seguridad… y si no quieres llevarte alguna que otra multa.

Ver lejos, mirar cerca

Muchos conductores tienen la manía de fijar la visión justo por delante del coche, cuando lo correcto es tener una visión más amplia, profunda y general de lo que ocurre en la vía. Tener esta visión anticipada y periférica en el vehículo te ayuda a prevenir cualquier imprevisto en la carretera y a ejercer una conducción mucho más controlada.

Limpiaparabrisas sucio

Mantén los cepillos de tus limpiaparabrisas limpios y con agua suficiente. Asimismo, el parabrisas debe estar limpio y libre de polvo y suciedad. A veces tenemos el limpiaparabrisas sucio y al accionar el limpiador lo único que conseguimos es expandir la suciedad por todo el cristal. En casos así lo mejor es detenerse y limpiar el parabrisas de forma manual (basta con algo de agua y un trapo).

Cuidado con la niebla… y otros fenómenos meteorológicos

carretera con niebla
La niebla es uno de los fenómenos meteorológicos que más temen los conductores. Asegúrate de tener los faros antiniebla en perfecto estado y extrema la precaución. Y cuidado, guiarte por las luces de otros conductores puede ser un error. Lo mismo sucede con otro tipo de condiciones climatológicas adversas (lluvia fuerte, granizo, nieve). Evita que se te empañen los cristales y mantén tu parabrisas en buenas condiciones para que sea eficaz.

Conducción nocturna

Suponiendo que si tienes problemas de visión has tenido en cuenta el primer consejo que te hemos dado, también hay que tener en cuenta que en la conducción nocturna hay que extremar sí o sí la precaución. Por la noche el campo de visión se reduce, el tiempo de reacción es menor y nos pasan desapercibidos muchos más objetos.

Gafas de sol para el verano

Conducir en verano puede llegar a ser muy molesto para las personas que tienen los ojos sensibles. La claridad en esta época del año es difícil de soportar para algunas personas, y puede llegar a cansar e irritar los ojos en demasía. Si eres de esas personas a las que les molesta mucho el sol en verano, jamás olvides llegar unas gafas de sol en tu coche. En general, son recomendables para cualquier persona a fin de evitar también brillos y destellos molestos.

Salida y puesta del sol

La claridad en verano puede ser un problema de visión para los conductores, pero también lo son la salida y la caída del sol. En esos momentos la luz del sol puede llegar a ser muy molesta, sobre todo cuando circulamos de cara a ella. En este caso, además de las gafas, es recomendable bajar el tornasol del conductor.

Retrovisores

Son tus otros ojos dentro del coche. Desafortunadamente no tenemos ojos en el cogote (sería bastante curioso) y por eso la correcta colocación de los retrovisores es básica para tener controlada la parte trasera y los laterales del vehículo. Cuidado cuando muevas el asiento del vehículo (por ejemplo, porque la última vez lo ha cogido tu novia); vuelve a poner los retrovisores a tu gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *