Toyota Verso 1.6 D-4D: el primer Toyota con motor diesel BMW


El fabricante de vehículos japonés Toyota estrenará motores diesel BMW en el nuevo monovolumen Verso 1.6 D-4D, cuya producción comenzará en enero de 2014.

Tras la alianza formada por ambas marcas hace dos años, el suministro de tecnologías de nueva generación comienza a dar sus frutos. La producción del primer Toyota con corazón BMW está a la vuelta de la esquina y en la factoría de la gama Verso, en Adapazari (Turquía), ya tienen todo preparado para adaptar los nuevos propulsores alemanes a las carrocerías de su monovolumen compacto.

Los ingenieros de innovación y desarrollo, afincados en el Centro Técnico Europeo de Bélgica, consiguieron con éxito asociar el motor y la caja de cambios de BMW con los sistemas electrónicos que rodean el coche de Toyota, con especial énfasis en el confort y comportamiento del mismo. Además, han subido el primer peldaño de su acuerdo a largo plazo para la integración de tecnologías respetuosas con el medio ambiente.

Asimismo, ambas empresas trabajan mano a mano en el desarrollo de carrocerías ligeras para sus vehículos, además de estrechar lazos con una investigación en el tratamiento de baterías litio-aire, sistemas híbridos con pila de combustible y la fabricación de un vehículo deportivo con lo mejor de cada casa. A raíz de esto, los rumores apuntan a que esta unión acabe desarrollando conjuntamente un sustituto para el Toyota Supra y una nueva generación del BMW Z4.


Toyota matará dos pájaros de un tiro gracias a este acuerdo, ya que no solo se garantiza una mejor presencia en el mercado europeo, sino que también reducirá los costes en I+D bajo la tutela de una marca germana como BMW.

Nuevos componentes, mayor potencia

Los componentes nuevos que se han desarrollado para el nuevo Toyota Verso 1.6 D-D4 van desde soportes para el motor hasta un volante de doble masa, pasando por un sistema Stop & Start (del que hemos hablado recientemente) y un compartimento de engranajes nuevos para la caja de cambios.

El motor de 1.6 centímetros cúbicos de cilindrada será el mismo que BMW utiliza para su modelo Serie 1, por lo que será más eficiente y emitirá menos emisiones que su predecesor en el bloque Toyota. Tiene una potencia máxima de 112 CV, un par máximo de 270 Nm y una caja de cambios de seis velocidades. Su consumo es de 4,5 litros de media por cada 100 kilómtros y las emisiones a la atmósfera no superan los 119 gramos de dióxido de carbono por kilómetro.

Gracias a este enlace, Toyota dará rienda suelta a su imaginación para desarrollar más y mejores coches de cara al futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *