Toyota se pasa a los motores turbo con inyección directa


Toyota ha decidido cambiar radicalmente su estrategia en lo que a fabricación de motores gasolina se refiere. La firma japonesa se ha dado cuenta de que es en ese tipo de propulsores donde tienen su punto débil. Pese a que últimamente se han convertido en la principal marca de vehículos híbridos y los eléctricos también los llevan muy avanzados, no dejan de pensar que tienen que contentar a esos clientes que pasan de las nuevas tecnologías y siguen apostando por el gasolina de toda la vida. De hecho, recientemente han publicado unas previsiones en las que comentan que en 2020 sólo un 20% de los coches que venderán serán híbridos. Eso significa que a los consumidores les costará mucho adaptarse al cambio de propulsores.

Tal vez por ello quieren modernizar su flota de motores gasolina, potentes pero desfasados a la vez. Son de inyección indirecta y aspiración atmosférica, algo que choca mucho teniendo en cuenta que la mayoría de firmas se han decantado en los últimos años por la moda del downsizing, en la cual los motores que brillan por encima de los demás son los de baja cilindrada, con inyección directa y turbo.


En estos momentos, el fabricante japonés ya se ha puesto manos a la obra para desarrollar motores gasolina más eficientes, que ofrezcan igual o más potencia con emisiones y consumos más contenidos. En principio los cambios afectarán a los modelos que se van a comercializar en Estados Unidos, aunque es muy probable que las novedades también lleguen a Europa, pues no hay que olvidar que el viejo continente es la cuna del downsizing.

La respuesta de Toyota no se ha hecho esperar tras el anuncio de nuevos motores más eficientes por parte de Ford y General Motors, quienes ya los han presentado en sociedad. Además, Chrysler también lo hará en los próximos meses. Algo que está cambiando al otro lado del charco…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *